Reino Unido es el segundo país de Europa con mayor penetración en las ventas de alimentos de marca privada.

Por Revista Summa

Un modelo con menores costos en posicionamiento de marca, el acceso a negocios de alto volumen que permite que la empresa genere la capacidad de producción requerida para escalar y la exigencia de mejoras continuas; son algunos de los potenciales beneficios de ser un  proveedor de marca privada, según lo describe el estudio “Tendencias y requerimientos de compradores de marca privada en el sector de alimentos en Reino Unido”, realizado por la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER).

Una marca privada es aquella cuya propiedad y control pertenece a una cadena minorista o un tercero (distribuidor o cadena de restaurantes) y cuya distribución, mercadeo y responsabilidad ante el cliente final es controlada por el propietario de esta. Para un proveedor de marca privada la cadena minorista deja de ser un canal, y se convierte en el cliente y segmento de interés.

Participar en este modelo representa retos que los suplidores de alimentos deben conocer de antemano, dado que la flexibilidad que lo caracteriza genera complejidad para el manejo de inventarios, costos de empaque, líneas de producción y limita el margen de acción en caso de cambios no previstos en la demanda.

Además, en este modelo, la eficiencia y reducción de costos son atributos que tienen prioridad sobre las características del producto, por lo que el suplidor debe tener un estricto control sobre sus costos y una política de mejora continua, para mantenerse competitivo en el mercado.

El Reino Unido es el segundo país de Europa con mayor penetración de marca privada en alimentos. En 2018, las ventas de alimentos empacados alcanzaron los US$84.346 millones, de los cuales el 36% corresponde a productos de marca privada. 

La concentración del 45% de las ventas de alimentos en este país, en manos de tres grandes cadenas, ha sido clave para que las marcas privadas se conviertan en herramientas de diferenciación y exclusividad, dentro de un mercado altamente competitivo. 

Dentro de este contexto, las cadenas minoristas han adquirido gran influencia sobre sus suplidores, esperando respuestas rápidas a sus requerimientos y exigiendo proveedores que sean capaces de convertirse en socios estratégicos que aporten en el crecimiento de la categoría. 

Para un suplidor de alimentos bajo este modelo, además de tener la máxima eficiencia y productividad, debe disponer de capital para realizar inversiones, proveer análisis e información del comportamiento de la categoría y ser un aliado en innovación. Es decir, el proveedor debe ser capaz de competir más allá del precio y posicionarse como un socio que añada valor.

Relaciones entre Costa Rica y el Reino Unido

América Central provee el 1,7% de las importaciones totales del Reino Unido. De la región, el país importa insumos como el azúcar y la melaza de caña, además de licores como el ron. Costa Rica es el cuarto proveedor del área.

En 2018, las exportaciones nacionales al Reino Unido tuvieron un valor de US$199 millones, pero han tenido una baja debido a la reducción de envíos de azúcar. Entre los productos exportados a este país, existe una alta concentración del sector agrícola (88%) con productos como banano y café y alimentario (5%) que destacan los envíos de azúcar y jugos y concentrados de frutas. 

Pin It on Pinterest

Share This