En la medición anual que realiza Transparencia Internacional, presentado oficialmente por la Asociación Costa Rica Íntegra, el país aumenta solo un punto y sigue por debajo de los mejores países de la región. 

Por Revista Summa

La Asociación Costa Rica Íntegra (CRI) presentó el informe del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2020, en donde el país mantiene una calificación sin mejora sustantiva. El puntaje obtenido es de 57 de 100, donde esta calificación máxima de 100 corresponde a una nación libre de corrupción y el 0 a corrupción elevada, según Transparencia Internacional. De 180 países Costa Rica ocupa la cuadragésima segunda en el mundo y la quinta posición de América. 

Desde el 2012, nuestro país mostró una tendencia de lenta mejoría en el índice de percepción de la corrupción, hasta la estrepitosa caída en el año 2018. Desde entonces, la calificación se mantiene estancada. Andrés Araya, director ejecutivo de CRI considera que “este insatisfactorio resultado es un reflejo de que no hay cambios significativos en el combate a la corrupción, siguen ausentes políticas o iniciativas que logren realmente mover la aguja”. Desde el punto de vista de la Asociación Costa Rica Íntegra, deben priorizarse las áreas de prevención y sanción de la corrupción con acciones más efectivas y visibles. 

En el contexto de la pandemia, Costa Rica enfrentó una enorme prueba a su capacidad institucional en el año 2020, la cual no estuvo exenta de cuestionamientos por compras irregulares de implementos, inversiones hospitalarias, entre otros, como ocurrió en muchos países en el mundo. En el informe IPC 2020, Transparencia Internacional hace un llamado de atención para fortalecer los controles institucionales y ciudadanos en momentos de crisis sanitaria, pues es cuando más se requiere que ningún dinero se desvíe o malgaste. 

Leer más: Honduras registra su puntuación más baja en ocho años en índice de corrupción

En términos comparativos con Centroamérica, Costa Rica continúa con puntuación superior mientras que el resto de los países de la región empeoraron a lo largo del último año. Con respecto a las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en América, Costa Rica supera a Colombia, mientras que Estados Unidos y Chile están empatados, pero con puntajes superiores (67). La pertenencia en el selecto grupo de la OCDE debería constituirse en un estímulo para realizar mejores prácticas en la lucha contra la corrupción que contribuyan a mejorar el IPC de los años futuros. 

Nuestro país fue evaluado en siete indicadores, en los que obtuvo las siguientes calificaciones: Transformación hacia democracia y economía de mercado un 69; Grados y Tipos de democracia un 66; Desempeño de Estado de Derecho un 63; Factores ambientales, sociales y de gobernanza un 59; Riesgos asociados a deuda soberana, moneda, sector bancario, estructura política, económica y los niveles generales de riesgo un 55; Competitividad un 50 y, por último, Riesgos financieros, económicos y políticos con un 41. 

El Índice de Percepción de la Corrupción califica a 180 países y territorios en base a la percepción de su nivel de corrupción en el sector público según expertos y empresarios. El IPC combina fuentes internacionales serias, cuantitativas y comparables, además, al ser un número relativo permite la comparación entre países y en el tiempo. La metodología completa puede ser consultada en el web de TI. 

Un dato adicional del informe IPC 2020 que los países con las puntuaciones más altas son Dinamarca y Nueva Zelanda, con 88 puntos, seguidos de Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza con 85 cada uno. Las puntuaciones más bajas corresponden a Sudán del Sur y Somalia, con 12 puntos cada uno, seguidos de Siria (14), Yemen (15) y Venezuela (15). 

La Asociación Costa Rica Íntegra es el Capítulo en el país de Transparencia Internacional, una organización sin fines de lucro, cuya naturaleza es ser una organización nacional, independiente y eminentemente apartidista. Como parte de sus objetivos principales, la organización centra sus labores en promover e impulsar, desde el ámbito de la sociedad, un sistema nacional de integridad: Transparencia, Probidad y Anticorrupción (TAP) y actualmente participa de la co-creación de la Estrategia Nacional de Integridad y Prevención de la Corrupción (ENIPC, junto con otros actores de gobierno, sociedad civil, academia y sector productivo. 

Pin It on Pinterest

Share This