Los empleados podrían ver una disminución en su salario, mientras el iva aumentaría el costo en el outsourcing y en los beneficios a los colaboradores.

POR Luis Solís /@Luis_Summa

Se ha hablado ampliamente de los efectos de La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas sobre el sector público, ya que modifica y regula aspectos importantes de las relaciones laborales, a partir del 01 de julio del 2019. Sin embargo, también afectará al sector privado, ya que grava servicios y productos anteriormente exentos, modifica parámetros para el cálculo del impuesto sobre la renta de los salarios y las escalas de retención sobre los ingresos.

“Es importante que las empresas estudien y entiendan la nueva ley, pues incluye cambios que impactarán directamente sus operaciones en el país y a sus empleados. La idea es que los realicen de la forma más natural, sin perjudicar a las partes involucradas”, comenta Marco Durante, socio director de BDS Asesores.

¿Cómo afectará a las remuneraciones?

Contempla un cambio en escala de tarifas de lo que comúnmente se conoce como “impuesto al salario”.
El porcentaje de retención, según el ingreso del trabajador, variará a una escala más robusta y contempla retenciones del 10, 15, 20 y 25% para los distintos tractos salariales.

Laura Navarrete, abogada de EY Law, señala que la ley tiene un leve desfase, debido a que los tramos del 10 y 15% se aplicaron tomando como referencia los vigentes para el período fiscal 2017-2018. Sin embargo, desde octubre del año pasado se encontraban vigentes los tramos de renta para el nuevo año fiscal.

Esta discrepancia se debería corregir en los próximos meses para evitar confusiones.

Poca preparación

A escasos 4 meses para que la reforma empiece a aplicarse formalmente, muy pocas empresas están preparadas, en todos los sentidos.

“Podríamos hablar de alrededor de un 90% cree que este es un tema que le compete exclusivamente a su contador, cuando en realidad le atañe a todas las áreas administrativas de la compañía y, por ende, no están listas para enfrentar los cambios que implica”, comenta Raymundo Volio, máster en Derecho Tributario de Actualidad Tributaria. Añade, que los cambios deben verse desde una perspectiva multidisciplinaria. Por ejemplo, algunas deben hacer cambios en sus sistemas informáticos y de facturación que es algo que no lo hace un contador, sino un informático.

¿Cuál es el impacto del IVA?

Se establece un Impuesto al Valor Agregado (IVA) a servicios como alquiler de vivienda, educación y gimnasios, los cuales se encarecerán.

También tasa con el 2% a las primas de seguros personales y medicamentos y con un 4% a los servicios de medicina privada. Por tanto, representarán un gasto mayor para las personas, así como para las empresas que los contemplan dentro su paquete de beneficios.

“Es posible que algunas organizaciones tengan que revisar si pueden asumir ese aumento del costo en su presupuesto o si deberán eliminar parte de sus incentivos”, considera Mario Hidalgo, socio de impuestos y legal de Grant Thornton.

Gastos reembolsables a los empleados, como el costo de los tiquetes aéreos y las comidas, también se elevarán y, por tanto, se hace necesario que las companías ajusten sus tablas de viáticos para brindar reembolsos acordes con la nueva realidad. Las tarifas de servicios outsourcing de asesorías, limpieza, seguridad y mensajería, entre otros, también tendrán un aumento considerable, gracias al IVA, lo que podría ocasionar que se vuelva una modalidad menos atractiva y competitiva para las empresas que hasta hoy les era más rentable subcontratar dichas labores que incluir a esos trabajadores en su planilla. Esto puede afectar a miles de medianas y pequeñas empresas que están en el rubro, ante una pérdida eventual de clientes.

Pin It on Pinterest

Share This