La figura de operador económico autorizado (OEA) es reconocida en los países miembros de la Organización Mundial de Aduanas.

Por Revista Summa

Coca-Cola FEMSA obtuvo la certificación de Operador Económico Autorizado (OEA), por parte del Ministerio de Hacienda de Costa Rica, el pasado mes de agosto.

Este reconocimiento acredita que las operaciones de la empresa son confiables y seguras en sus operaciones de comercio exterior.

La certificación permite garantizar a las autoridades costarricenses que la empresa cuenta los mecanismos de control para operar en regla y apegados a las regulaciones nacionales e internacionales, además de contar con la capacidad para revisar y ajustar los procesos, según sea necesario. A su vez, el Estado se compromete a asumir un trato preferencial al concebir a Coca-Cola FEMSA como una empresa de alta confianza, sujeta de credibilidad de la administración pública.

De acuerdo con Maricel Álvarez, gerente de Asuntos Corporativos de Coca-Cola FEMSA, la empresa basa sus operaciones en el comercio exterior. “Tenemos alrededor de 400 movimientos mensuales entre exportaciones a Centroamérica e importaciones de todo América Latina y parte de Europa. Esta certificación nos permite movernos con mayor agilidad, al contar con la credibilidad y la confianza de las autoridades”, aseguró Álvarez.

La figura de operador económico autorizado brinda una serie de beneficios a las empresas como lo es la atención prioritaria de casos y de gestiones aduaneras, prioridad en el despacho y la habilitación de carriles rápidos en cruce de fronteras e implementación de medidas especiales en situaciones fortuitas que afecten el comercio en puertos, aeropuertos y fronteras, entre otros.

Además, las empresas gozan de aceptación internacional mediante el Acuerdo de Reconocimiento Mutuo y la certificación es admitida por los países miembros de la Organización Mundial de Aduanas, muchos de los cuales a su vez son miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC), por lo que se trata de un instrumento de plena credibilidad multilateral, que genera obligaciones responsabilidades y derechos tanto para las empresas certificadas como para los países que la suscriben.

Para lograr esta certificación la empresa requirió de la estandarización de protocolos y de la implementación de manuales de ordenamientos para garantizar una gestión de comercio exterior limpia. Coca-Cola FEMSA es la primera empresa de la industria de bebidas en certificarse tanto como importador como exportador.

Pin It on Pinterest

Share This