La Cámara celebra cuatro décadas de la subasta a la diversificación.

Por Revista Summa

Cuatro décadas contribuyendo al desarrollo de la industria cafetalera nacional es lo que celebra este mes la Cámara de Tostadores de Café de Costa Rica, siendo protagonista de la evolución del mercado del grano y de los cambios en los hábitos de consumo de los ticos.

Los primeros tostadores de café que nacieron en el centro de San José para inicios del siglo XX, empezaron a difundir el consumo del grano de oro hasta llevar a Costa Rica a colocarse como el segundo país productor de mayor consumo per cápita del mundo, actualmente sólo superado por Brasil.

“Muchos han sido los retos que ha enfrentado la industria en estos 100 años y el acompañamiento de la Cámara de Tostadores, ha sido crucial para abordar temas de competitividad, innovación y promoción del consumo” destaca el Ing. José Manuel Hernando, presidente actual de la Junta Directiva de la Cámara de Tostadores y CEO de Distribuidora Café Montaña.

Antes de la industrialización del proceso de tostado hace 100 años, los ticos
realizaban en sus hogares un tostado casero en sartenes u ollas, con los cuales empezaron a desarrollar el gusto por la bebida.

Con la difusión del consumo y el crecimiento de los mercados de exportación, se gestaron políticas regulatorias que decantaron en la creación de las llamadas SUBASTAS de café, que era el procedimiento administrado por el Instituto del Café de Costa Rica, ICAFE, para vender a la industria local, que tenía poco acceso a calidades diversas y debía pagar precios no acordes con la oferta disponible para el consumo.

“Las subastas pusieron en apuros a los tostadores en aquellos tiempos, la búsqueda de calidades no era posible y tener acceso al café que uno ocupaba para producir era todo un reto de financiamiento y falta de oportunidad¨, comenta por su parte don Gerardo Carballo, propietario de La Flor del Café y asociado fundador de la Cámara de Tostadores.

Buscando una voz común para este sector, nació en 1979 la Cámara de Tostadores de Café, organización sin fines de lucro que pudo exponer la situación de la industria tostadora para lograr los cambios que dieron nacimiento a la diversificación y desarrollo de calidades.

Para la década de los años 90, la Cámara de Tostadores de Café había alcanzado uno de sus mayores logros, la eliminación de las subastas de café, lo que abrió la posibilidad de adquirir calidades diversas y mejores para desarrollar productos para el consumidor interno. Nacen de esta forma una gran diversidad de marcas que innovaron en calidades, tuestes, empaques y a partir de estas, el consumidor costarricense empieza a sofisticar sus gustos y aprecia de mejor manera la calidad del café que toma eligiendo su preferida con mucho más cuidado y criterio personal.

“En el momento en que nuestra industria tuvo acceso a las calidades que requería para innovar, pudieron ofrecerse al consumidor opciones adaptadas a todos los gustos y bolsillos” comenta el Ing. Josè Manuel Hernando La Cámara actualmente agrupa a empresas muy diversas desde las grandes, medianas, las Cooperativas, hasta los micro tostadores, conservando todavía a industriales asociados al mercado central de San José y otros mercados regionales

Basta recorrer una góndola de café en un supermercado para ver la gran evolución que ha tenido el consumo de café, a partir de lo cual nace una nueva etapa para consumidores y los servicios ligados.

Entre los múltiples logros y aportes del ente, en el 2011 la Cámara desarrolla junto con INTECO la primera norma de calidad de café tostado y con ella empieza a certificarse la calidad con un sello que diferencia los tipos y calidad del café en el mercado.

“El crecimiento del consumo interno en los países productores ha sido reconocido por Foros Mundiales como uno de los pilares importantes para la sostenibilidad de la agrocadena completa y en este campo, como en otros, Costa Rica tiene un liderazgo que se ha conseguido de la mano de una industria tostadora local dinámica y competitiva. “ cierra diciendo el Ing Hernando

  • Otros logros:
  • Las industrias asociadas a la Cámara de Tostadores de Café abastecen más del 95% del café que se consume en Costa Rica.
  • La industria tostadora actual mantiene la tradición y el conocimiento y los ha combinado con tecnologías de punta que la hacen líder en la región centroamericana.
  • La góndola de café disponible para el consumidor costarricense es el reflejo de una industria conocedora de su actividad, progresista y comprometida con su país y su calidad.
  • Muchas marcas nacionales ya se disfrutan también fuera de nuestras fronteras. En en año 2018 la Cámara de Tostadores impulsa la creación del primer Consorcio de exportación de café tostado, que con el apoyo de PROCOMER impulsa el café tostado en Costa Rica en el mercado americano.
  • El sector Tostador Nacional es el principal responsable de garantizar el abastecimiento de café para los consumidores nacionales. Después de Estados Unidos, constituye el segundo cliente en importancia para los productores nacionales de café.

Pin It on Pinterest

Share This