Los dos préstamos aprobados por el BID tienen un monto de US$250 millones cada uno y una tasa de interés basada en LIBOR.

Por Revista Summa

Costa Rica avanzará en su programa de reformas fiscales estructurales para aumentar la eficiencia y equidad de la gestión fiscal, y apoyar así la recuperación económica sostenible, con dos operaciones aprobadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un total de US$500 millones.

Las operaciones apoyarán con recursos financieros al presupuesto de la República y reformas de política para asegurar la sostenibilidad fiscal y mantener la estabilidad macroeconómica en el corto y mediano plazo. Una de ellas incorpora medidas de contingencia para aumentar el gasto relacionado con la emergencia sanitaria y el apoyo focalizado a hogares y empresas afectadas por la crisis. A su vez, contempla un aumento estructural en el gasto en programas sociales que benefician a las poblaciones más vulnerables, con el objetivo de reducir la pobreza y la desigualdad y proteger la inversión pública en infraestructura productiva.

La segunda operación apoya reformas estructurales para mejorar la efectividad del marco institucional macrofiscal, aumentar la eficiencia y progresividad del sistema tributario y mejorar la eficiencia y equidad en la gestión del gasto público. Estas medidas en su conjunto contribuirán a fortalecer las finanzas públicas y apoyarán una recuperación económica robusta en la pospandemia.

Los dos préstamos aprobados por el BID tienen un monto de US$250 millones cada uno y una tasa de interés basada en LIBOR. El primer préstamo, que complementa el programa económico del país acordado con el Fondo Monetario Internacional, tiene un plazo de amortización de 7 años y un período de gracia de 3 años. El segundo, bajo la modalidad de Préstamo Programático de Apoyo a Reformas de Política, tiene un plazo de amortización de 20 años y un periodo de gracia de 5,5 años.

Pin It on Pinterest

Share This