Si una empresa está registrada en el sistema pero incumple algunos de estos puntos puede ser sujeto de reclasificación a los regímenes tradicionales.

Por Jorge Araya, académico con permanencia en Contaduría, Universidad Fidélitas

Hay que recordar que las personas físicas o jurídicas que se acogen al Régimen de Tributación Simplificada lo hacen por cumplen las condiciones estipuladas por la ley.

¿Qué consideraciones deben tenerse con las empresas de régimen simplificado?

A)      Actividades permitidas: El régimen está destinado a actividades productivas y comerciales de bajo impacto monetario.

B)      El monto de compras anuales no puede exceder de 150 salarios base o sea la suma de ¢ 66.930.000.

C)      No superar el máximo de 5 empleados declarados en la CCSS.

D)      Los activos utilizados no pueden superar la suma de 350 salarios base  o sea la suma de ¢156.170.000.

E)      Cumplir y mantener otros requisitos específicos cuando se trate de actividades pesqueras, agrícolas o de transporte público en la modalidad de taxis.

Por tanto si una empresa está registrada en el sistema pero incumple algunos de estos puntos puede ser sujeto de reclasificación a los regímenes tradicionales según el artículo 42 de la Ley 9635 de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, no pudiendo alegar ni oponerse a dicha reclasificación.

Por otro lado en los aspectos formales es de importancia que los empresarios que se acojan a este régimen tienen que:

1)      Contar con la facturas en talonarios físicos, preimpresas, para los contribuyentes que las soliciten o para montos de ventas superiores al 5% de un salario base o sea la suma de ¢22.310.

2)      Llevar un auxiliar de compras del trimestre en el libro debidamente autorizado.

3)      Presentar y cancelar las declaraciones trimestrales a marzo, junio, setiembre y diciembre de cada año a más tardar el 15 día hábil de cerrado el trimestre.

2.                   ¿Qué hacer cuando se solicita factura y el negocio dice ser régimen simplificado?

La pregunta es muy válida desde el punto de vista de la validación de las compras del comprador de un bien o servicio bajo este régimen, de hecho fue un vació que se resolvió con los cambios del sistema de factura electrónica que empezó a regir a partir del 1 de julio del 2019 con la entrada en vigencia de la nueva ley.

Como pudimos ver el régimen exige la emisión de facturas autorizadas pre-impresas, por tanto, estas quedan fuera del sistema electrónico, solución que aportó el Ministerio de Hacienda creando un nuevo tipo de factura electrónica, la factura de compra, en la cual el adquiriente de bienes y servicios proveniente del régimen puede digitar su factura para efectos de validación tributaria.

3.                  ¿Están obligados a tener los negocios de régimen simplificado facturas electrónicas?

No para nada, pero recomendamos hacerlo ya que al registrarse en un sistema puede utilizar la validación de compras necesarias para efectos tributarios, adicionalmente el sistema le dará el valor de sus compras y no ocupará más que bajar los datos y llevar un libro de compras que se pueda imprimir, eso le ahorrará mucho trabajo.

4.                  Un negocio de régimen simplificado debe cobrar IVA?

No, no se debe cobrar porque el sistema no se basa en la venta-compra como en el régimen tradicional.

5.                  ¿Estas facturas de régimen simplificado aplican para gastos del negocio?

Siempre y cuando las facturas se registren como facturas de compra a partir del 1 de julio del 2019, si se pueden pasar como costos y gastos, caso contrario no se pueden utilizar.

Pin It on Pinterest

Share This