Entre julio y septiembre este creció 3,5 por ciento (por encima del PIB). Demanda final interna totalizó más de US$66.280 millones.

Por Portafolio

Luego de que el Dane reveló que durante el tercer trimestre la economía registró un crecimiento de 3,2%–visto desde la oferta–, un informe de la entidad estadística mostró que el Producto Interno Bruto (PIB) desde el lado de la demanda estuvo impulsado por cuenta de un incremento de 3,4% en el consumo final (esto incluye bienes y servicios que necesitan las familias, las administraciones públicas y las organizaciones sin ánimo de lucro del país).

De acuerdo con el reporte de la entidad estadística, entre julio y septiembre el incremento en el consumo final de los hogares fue de un 3,5% (cifra por encima del PIB). Entretanto, el correspondiente al Gobierno presentó un incremento del 2,7%.

Por otra parte, las importaciones subieron 0,6% durante el trimestre en mención, y las exportaciones presentaron una caída de 0,7%. Asimismo, la formación bruta de capital tuvo un incremento del 1%.

En cuanto a la formación bruta de capital fijo, el Dane mostró que en el tercer trimestre esta cayó en 0,4% arrastrada por menor actividad en la construcción de edificaciones (que bajó 7,4%) y por una contracción en la demanda de equipos de transporte (bajó 4,9%). Sin embargo, las obras civiles tuvieron un crecimiento de 8,5% y los servicios, del 1,1%.

Camilo Pérez, director de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, comentó que el consumo fue el renglón que sacó la cara durante el tercer trimestre, particularmente, al ser observado desde la perspectiva de los hogares. “Este está creciendo por encima de la economía”.

Sin embargo, Pérez señaló que desde la orilla de la inversión privada (como el caso de la construcción) se registró “un dato decepcionante”. Asimismo, advirtió que en el frente de comercio exterior, pese a la devaluación del peso, las exportaciones siguen cayendo y las importaciones, aumentando ligeramente.

Para Camilo Herrera, presidente de la firma consultora Raddar, el consumo de los hogares es la variable que le está dando impulso a la economía. “Los hogares tienen razones importantes para gastar; tienen mucha plata. Segundo, las remesas en dólares han crecido”.

No obstante, recalca, los hogares colombianos no están gastando tanto dinero. “Hay un fenómeno de contención de compra en los hogares colombianos. El gasto debería ser del 4,5%, pero hay cautela”.

Y con miras al 2016, concluyó, se prevé que el consumo continúe siendo el jalonador de una economía que podría llegar a crecer cerca de 3,5%, pese a que existen perspectivas que apuntan a cifras que son inferiores al 3%.

Pin It on Pinterest

Share This