Millonarios sin capital

Por Carolina Barrantes

Innovar y seguir diversificando sus negocios es la clave para el crecimiento de las compañías con modelos disruptores.

Uber acaba de estrenar en Nueva York su servicio de viajes en helicóptero Uber Copter, a través de la división Uber Elevate. Cubre la ruta entre Manhattan y el aeropuerto John F. Kennedy. Además, habilitó Jump, que brinda la opción de buscar y rentar bicicletas eléctricas de primera clase desde la aplicación, y la herramienta UberPool, a través de la cual personas que van en una misma dirección pueden hacer viajes compartidos que les salen más baratos.

La novedad de Airbnb es Airbnb Luxe, plataforma que ofrece la posibilidad de alo- jarse en 2.000 propiedades de ultra lujo y las casas más extravagantes del mundo, con tarifas promedio de US$14.000 por semana (algunas pueden superar el millón de dólares).

Uno de los inmuebles es Nukutepipi, una isla privada en la Polinesia Francesa que cuenta con varias casas y bungalows rodeados de bosques de palmeras y playas de arena blanca, cuyo personal incluye un chef, capitán, médico, terapeuta de masa- je y coordinadores de actividades. El alquiler ronda los US$146.183 por noche, con estadía mínima de siete noches. Otro es Cote d’Azur Villa, en Francia, propiedad de nueve dormitorios y 18 baños, que brinda acceso a Cannes, el Mediterráneo y las montañas cercanas. Su alquiler oscila los US$13.265 por noche, con estadía mínima de 30 noches.

Spotify, por su parte, le apunta a Spotify Lite, una versión reducida de la aplicación para usuarios que tienen conexiones de internet más lentas o teléfonos inteligentes más antiguos y con menos almacenamiento. Además, está haciendo cambios en la herramienta para suscriptores premium, que incluyen una interfaz más simple para que los usuarios tengan más control y una ubicación más prominente de los podcasts.

Más allá de eso: ¿Se ha puesto a pensar por qué ese tipo de compañías tienen un valor en el mercado de miles de millones de dólares, a pesar de que en sus balances financieros, curiosamente, no tienen o muestran pocos activos tangibles, como autos o edificios?

La respuesta es una: son ejemplos de lo que hoy se llama economía intangible, es decir, empresas que nacieron con base en una idea, desarrollo o software que son activos que no pueden ser palpados, pero cuyo valor puede llegar a los seis dígitos o más.

¿De qué se trata?

Hablamos de capitales invisibles que en su momento demandaron tiempo y dinero para ser creados y que ahora, con su aplicación, generan ingresos a las compañías.

Analicemos el caso de Airbnb, fundada en 2008 en California, Estados Unidos. Cuenta con una plataforma de software dedicada a la oferta de alojamientos de particulares y turísticos, en más de 5,3 millones de lugares de 191 países alrededor del mundo. El dato curioso es que no es propietaria de ninguno de los puntos de hospedaje, sino que sirve de enlace entre los huéspedes y los dueños de los espacios.

Spotify es otra historia destacable. El negocio central de la aplicación multiplataforma sueca es la reproducción de música vía streaming. Tiene 180 millones de usuarios en total, de los cuales 83 millones son suscriptores de pago. Algo similar ocurre con Netflix.

¿Por qué tienen éxito?

Estas compañías crecen principalmente debido a dos elementos: la tecnología y una necesidad insatisfecha del mercado. “El auge tecnológico potencia la capacidad de generar ingresos a través de aplicaciones y el tener acceso a nuevos clientes, por lo que las empresas hoy en día no necesitan invertir en activos fijos”, comenta Juan Ignacio González, director del Centro de Investigación Empresarial (CIDE) de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit).

Eso explica que Uber sea capaz de crecer sin la necesidad de poseer o alquilar vehículos para brindar su servicio de transporte privado. Además, la solución apela a mecanismos para garantizar seguridad en el servicio, una palabra clave para competir en toda nuestra región, sobre todo en países como el El Salvador y Honduras, los más afectados por la delincuencia y la violencia.

“La aplicación viene ganando adeptos por ofrecer mayor confianza, gracias a los controles que tiene en cuanto a los conductores y la calificación que se hace de cada servicio brindado”, afirma Luis Mario Álvarez, coordinador de la Maestría de Finanzas de la Universidad Francisco Gavidia.

Sucede lo mismo con Google, emporio sostenido por un motor de búsqueda, que sigue abriendo las puertas del conocimiento y se ha convertido en una de las principales bibliotecas del mundo, con una gran ventaja para el usuario: acceder a contenidos 24/7, de múltiples fuentes, para encontrar lo que busca en instantes.

Volviendo a Airbnb, su valor diferenciado es permitir a los propietarios de ranchos y casas en playas y sitios turísticos obtener ingresos adiciona- les por el alquiler de inmuebles que tenían desaprovechados u ociosos, mientras que los turistas se evitan el pago de sumas elevadas en cadenas hoteleras.

Los contras

Los dos especialistas consultados hacen énfasis en que todo negocio tiene riesgos y los intangibles no son la excepción a la norma: un día pueden estar valorados en millones de dólares y pasar desapercibidos al siguiente.

Se valorizan por su capacidad de generar flujo de caja neto para sus accionistas, tanto actual como proyectada en el tiempo, así como por la capacidad de crecimiento del servicio ofrecido a nivel global. Sin embargo, cualquier factor del entorno, desde aspectos macroeconómicos hasta regulatorios, de competencia y legales, puede alterar drásticamente la percepción, incluyendo el valor de la acción de las que cotizan en bolsa. A eso se suma que ciertas decisiones o acciones pueden impactar en la imagen de las compañías, sin importar el valor y posicionamiento que tengan sus marcas en el mercado.

Pin It on Pinterest

Share This