Ante la globalización, la única certeza es que las empresas enfrentarán mayor incertidumbre, por lo que requieren un tipo de líder nuevo y muy diferente al tradicional.

POR Korn Ferry

Por más que parezca lógico pensar que sí, las grandes compañías no siempre tienen grandes líderes. El alto rendimiento a menudo oculta multitud de pecados: culturas tóxicas, prácticas cuestionables y desocupación de los empleados, entre otros.

Esa realidad se revela, claramente, en la última investigación de Korn Ferry sobre las habilidades que necesitan los futuros dirigentes: El líder autodisruptivo, basada en el análisis de los perfiles de más de 150.000 líderes y opiniones de 795 inversionistas que financian a organizaciones “ganadoras”.

Los inversionistas corporativos consideran que los estilos de liderazgo actuales tienen una necesidad urgente de cambio porque no están satisfechos con lo que ven. El 70% argumenta que las presiones a corto plazo despojan a los líderes de la capacidad de impulsar la innovación, la digitalización y el cambio.

Además, un sorprendente 67% identifica a las normas vigentes de liderazgo como “no aptas para el futuro”.

Descubrimos que, si las empresas quieren evitar la autodestrucción, los líderes deben aceptar (en lugar de simplemente reaccionar) los trastornos externos que enfrentan. Para vencer la disrupción, literalmente necesitan adaptarse y transformarse a sí mismos: sus pensamientos, sus valores, sus acciones. Los cambios de los mercados solo se pueden resolver con cambios en el enfoque de liderazgo. ¡La disrupción global demanda líderes autodisruptivos!

Busca líderes disruptivos y las cosas mejorarán

Este tipo de dirigentes son valiosos por- que además de tener un impacto personal positivo, impulsan la evolución del negocio. En el proceso de transformarse a sí mismos para adaptarse a los cambios del entorno, garantizan que llevarán con ellos al resto de la organización. Las empresas que buscan y apoyan activamente a los líderes que causan “disrupciones” entienden que el cambio que impulsan no debe ser el viaje temible que podría ser para resolver nuevos problemas. Eso se debe a que son organizaciones que están haciendo una poderosa declaración interna y externa de que están listas para evolucionar. Ven el desarrollo de habilidades y talentos como parte de su sistema, así como el valor de transferir el desarrollo de liderazgo a más y más personas (y en particular a sus gerentes).

Otro hallazgo revelador es que el 63% de los inversionistas y analistas creen que empleados de alto vuelo en la gerencia media, con las habilidades y capacidades adecuadas, serán vitales en el futuro del trabajo.

Un largo camino por recorrer

Las organizaciones todavía están muy lejos de poder llamar, aceptar y desarrollar a los nuevos líderes. Una vez que comiencen a hacerlo, podrán crear negocios aptos para el futuro. Si la disrupción es inevitable en los negocios, también lo debería ser el liderazgo disruptivo.

El panorama mundial

Los líderes que sobresalen fuertemente en las cinco cualidades de adaptación generan mayor progreso en sus organizaciones. Por supuesto, en el mundo real el balance de esas fortalezas no es igual entre los individuos y hay diferencias marcadas por países. En Francia, por ejemplo, los líderes tienden a puntuar más alto en su habilidad para confiar, pero menos en la de conducir y asociarse. En Japón, tienden a obtener mejores calificaciones en su destreza para acelerar, pero menos en la de generar confianza. Sin embargo, independientemente de la geografía, los líderes autodisruptivos tienen una cualidad incuestionable: son universalmente diferentes en la forma en cómo piensan y se comportan.

El líder autodisruptivo

No dictan, sino que “conducen” y escuchan a los demás para evaluar dónde pueden tener la ventaja de “primer movimiento”.

Se alimentan de un propósito y prefieren crear redes y asociaciones en lugar de torres de marfil. Abrazan y reconocen el potencial, en lugar de mirar hacia abajo desde arriba y pensar que saben más.

5 cualidades clave

Estas cinco capacidades se consideran esenciales (y obvias) para la adaptación, pero solo 15% de los altos mandos actuales las posee todas. La mayoría no están demostrando tener las dosis necesarias de agilidad de aprendizaje, inteligencia social y emocional, ni la seguridad y humildad requerida para ser un líder autodisruptivo.

1 Anticipar

2 Conducir

3 Acelerar

4 Asociarse

5 Confiar

 

Pin It on Pinterest

Share This