Las herramientas tecnológicas pueden convertirse en su mejor aliado para planificar la logística de las flotas y monitorear su eficiencia.

Por Revista Summa

Tener poco control sobre la flota vehicular de su empresa podría generarle gastos adicionales innecesarios, así como pérdidas en la participación de mercado. Por eso, es necesario generar una planificación óptima de las rutas de distribución, así como el análisis de estadísticas del desempeño de cada vehículo.

En este proceso, las herramientas tecnológicas de planificación y monitoreo de las flotas permiten a las empresas ser más competitivas en sus tiempos de entrega y minimizar los costos asociados al transporte, los cuales suelen constituir una de las cifras de mayor peso dentro de la operación.

“Aunque en la actualidad existen herramientas tecnológicas que nos facilitan una planificación adecuada de las rutas comerciales, aún hay empresas en las que una persona establece las rutas de forma manual y entregan las instrucciones a los choferes, pero estos no siempre acatan las indicaciones. Esto genera mayores tiempos para las entregas, así como mayores kilometrajes y desgaste para los vehículos”, detalló Luis Diego Trejos, gerente general de Detektor.

Algunos de los principales errores que cometen las empresas al establecer sus rutas son:

  1. Encargar la logística de distribución a una sola persona: Si este empleado se marcha de la organización, sería necesario volver a montar toda la estructura.
  2. Planificación manual: El diseño de las rutas es un proceso que toma mucho tiempo. Con la automatización, en cambio, es posible establecer los planes en cuestión de minutos.
  3. Poco o nulo control sobre las flotas: Es común que los choferes se desvíen de las rutas asignadas, generando así mayores tiempos de entrega y gastos de combustible. Además, suelen ocurrir abusos de confianza por parte de los conductores, tales como: parquearse para descansar, reportar visitas no realizadas o evadir los últimos puntos de entrega cuando se acerca la hora de salida.
  4. Dificultad para reasignar prioridades sobre la marcha: Incidentes en carretera como accidentes de tránsito, embotellamientos o daños en las vías podrían provocar contratiempos y que los camiones no lleguen a tiempo a las ventanas de oportunidad para entrega o recepción de productos. La tecnología puede ayudar a tomar estas decisiones.
  5. Repetición de zonas: Cuando las rutas se establecen de forma manual, aumenta la probabilidad de que haya más de un camión en una misma región geográfica, generando así costos adicionales.

La incorporación de herramientas tecnológicas de planificación y monitoreo GPS de las flotas garantiza una mejoría sistemática en la cadena de entregas para generar un aumento de rentabilidad. Asimismo, es posible establecer indicadores de desempeño para tomar decisiones en cuanto al crecimiento de las cuadrillas de camiones.

“En Detektor ofrecemos desde dispositivos de geolocalización hasta soluciones tecnológicas como Routeplanner, a precios muy accesibles incluso para pequeñas y medianas empresas. Estos sistemas nos permiten reasignar prioridades de entrega en tiempo real y verificar que todos los clientes se visiten. Además, con ellos podemos monitorear desde cuánto tardan los camiones en cada punto de entrega hasta los hábitos de conducción de los choferes”, comentó Trejos.

Una adecuada planificación de las rutas no solo traerá consigo un impacto cuantificable en los costos de operación, sino que ayuda a las empresas a mejorar la satisfacción de los clientes y a garantizar que los productos siempre lleguen a tiempo a sus destinos.

Pin It on Pinterest

Share This