¿Qué pasará con nuestras finanzas personales que también han sido golpeadas durante este tiempo?

Por Carolina Lizano, gerente de Relaciones Corporativas y Sostenibilidad de Coopeservidores

Semana tras semana, la crisis del Coronavirus nos sigue enseñando cómo sobrevivir ante un panorama difícil e incierto. Nos hemos tenido que acostumbrar a vivir otra realidad, a reducir nuestros gastos porque quizá, ya no contamos con la misma liquidez financiera.

Mantenemos la esperanza de que esto termine, de volver a la nueva normalidad y retomar la cotidianeidad que teníamos previo a esta pandemia. Poco a poco las autoridades del Gobierno nos dan indicio de que el país tendrá una reactivación económica, y esperamos que sea pronto. Pero, ¿qué pasará con nuestras finanzas personales que también han sido golpeadas durante este tiempo?

En CS le brindamos los siguientes consejos para que, cuando esto pase, pueda reactivar su bolsillo también:

·         Analice cuál es su presupuesto post-covid: después de que esto pase, es fundamental analizar cuál es su realidad financiera; incluya en este paso todas las entradas y salidas de dinero que usted y su familia tenga.

·         Realice un ajuste en sus gastos: esto le permitirá recuperar su liquidez financiera cuanto antes. Defina cuáles gastos son negociables y cuáles no. Dé prioridad a aquellos que no pueden esperar: el pago de su casa,  servicios esenciales, la salud y alimentación.

·         Planifique con tiempo los gastos del siguiente mes: esta práctica le facilitará recuperar su liquidez financiera. Anote la fecha y el monto en una hoja visible, de manera que le permita recordar, separar y guardar su dinero para hacer frente a las obligaciones de  sus pagos.

·         Ajuste su estilo de vida por un tiempo más: las salidas a comer, la recreación y compras innecesarias pueden esperar un tiempo más, al menos hasta que sus finanzas se recuperen. Ponga en pausa esos hábitos financieros, no tan saludables, que comprometen sus finanzas.

·         Visite el supermercado sin niños y sin hambre: recuerde realizar las compras en el supermercado comprando solo lo necesario. Apéguese a una lista que le recuerde qué es lo que necesita realmente. Lo más recomendable es hacer las compras cuando ya se haya alimentado y sin la compañía de sus hijos, ya que, podría agregar productos innecesarios al carrito; lo que le inflaría el monto de su factura.

·         Ahorre: si usted cuenta ya con un panorama real de su situación financiera; incluyendo sus ingresos y egresos, y le queda libre un porcentaje de dinero, la mejor opción es ahorrarlo en su entidad financiera. Este hábito le permitirá una mayor tranquilidad financiera y acelerar su economía.

·         Realice un presupuesto familiar cada mes: esto permitirá a cada uno de los miembros conocer el panorama real de las finanzas del hogar, lo que les facilitará la toma de decisiones. El hábito de hacer un presupuesto familiar mensual permite: conocer su capacidad de ahorro, tener claridad de dónde y en qué gasta su dinero y conocer su nivel de endeudamiento.

·         Invierta en un seguro de emergencias y  desempleo: una vez haya recuperado gradualmente  su liquidez financiera, es importante dar prioridad a seguros que le permitan sobrellevar cualquier eventualidad. Las pólizas de emergencia  y desempleo le ayudan a proteger sus finanzas y a mantener su estabilidad económica ante cualquier eventualidad.

Pin It on Pinterest

Share This