Para ahorrar no es necesario tener altos ingresos.

Por Revista Summa

Se ha preguntado alguna vez ¿qué origina sus decisiones financieras o quiénes influencian sobre esas decisiones? Reflexionar sobre esas respuestas le ayudarán a detectar los sentimientos y comportamientos en torno al manejo de sus finanzas que pueden estar afectando su bolsillo.

Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas de BAC Credomatic, explicó que el análisis de la conducta financiera de las personas permite detectar las razones de eventuales crisis económicas.

“Las decisiones financieras son influenciadas en su mayoría por el resultado de la presión social y familiar, de lo que se aprendió en casa y de los hábitos de consumo. Muchas personas compran a como van desarrollando sus propios hábitos de consumo o siguiendo patrones que adquirieron desde la infancia pues cuando crecen, adoptan hábitos similares a los de sus padres”, agregó Moreno.

La experta señaló que por este motivo el desarrollo de una cultura financiera desde la niñez es muy importante, pues le brinda ventajas en el futuro para la toma de decisiones financieras informadas y razonadas, la capacidad de enfrentarse a problemas y sacar provecho de ellos, lograr metas, generar cultura de ahorro y hacer uso responsable de los instrumentos y herramientas financieras que encuentre en su etapa productivo.

¿Cómo puede cambiar esas conductas financieras que alteran el pulso a sus finanzas? Tome nota de los siguientes consejos:

Reflexione sobre los comportamientos que lo caracterizan como consumidor

Analice su realidad financiera: ¿está en época de vacas flacas o gordas? La economía siempre tiene ciclos positivos y negativos. Si en este momento está en época de bonanza financiera no asuma gastos fijos innecesarios que pueden afectarlo cuando enfrente los ciclos de “vacas flacas”. Si, por el contrario, sus cuentas están en rojo cuestiónese: ¿qué sucedió para que llegara a este punto? ¿qué originó todo esto? Clarifique su situación para
luego, tomar decisiones oportunas.

Busque asesoría de un experto: si está perdiendo el pulso de sus finanzas (es decir, si tiene más del 35% de su salario comprometido y además, no le alcanza para ahorrar) lo mejor es que busque asesoría financiera con su banco de confianza. Nunca tome decisiones financieras sin antes informarse y estudiar las opciones que tiene para empezar a corregir los números en rojo de sus finanzas.

Trabaje en un presupuesto: estableza un presupuesto mensual o quincenal con ayuda de su entidad financiera. Antes de eso, conozca con claridad el total de sus ingresos y gastos para definir posteriormente cuáles son los montos donde gasta de más. No olvide que se recomienda ahorrar un 15% del total de sus ingresos.

Limite los “gastos placenteros”: antes de comprar un producto, salir a comer o viajar por diversión pregúntese ¿realmente lo necesito en este momento? ¿tengo contemplado en mi presupuesto ese gasto? ¿puedo pagarlo? ¿cuál es el plan que voy a tomar para pagar esa deuda?

Pin It on Pinterest

Share This