Mantener una contabilidad sana es indispensable para la recuperación de los negocios, asegura experto.

Por Revista Summa

Durante los últimos meses, las empresas han sufrido un duro golpe debido a la pandemia por Covid-19, afectando sus finanzas. Y es en este sentido, en donde mantener una contabilidad sana toma gran relevancia para que los negocios puedan lograr una recuperación durante y después de la pandemia.

Según explica Carlos Vargas Alencastre, CEO de TPC Group, firma especializada en Estudios de Precios de Transferencia, y experto en temas tributarios y contables, mantener una contabilidad sana durante todo el 2021 nos ayudará a mejorar la toma de decisiones financieras. Y además dará un panorama de cómo le está yendo la empresa con datos reales.

“También, para los contribuyentes, mantener una buena contabilidad les permite enfrentar de mejor manera algún requerimiento en alguna acción de fiscalización de la administración tributaria del país”, explicó Vargas Alencastre.

Una contabilidad sana es aquella que cuenta con todos los libros y registros requeridos, se cuenta con Estados Financieros y cumple con las declaraciones y pagos de impuestos a los cuales está obligada la empresa.

¿Cómo mantener una contabilidad sana a pesar de la pandemia?

El CEO de TPC Group comentó que un contribuyente puede tener indicios de que su contabilidad no es sana cuando se están incurriendo en omisión de pagos y declaraciones. Así como cuando se esté determinando recurrentemente sus impuestos de forma incorrecta y generando sanciones.

Para detectar y corregir esta situación, y mantener una contabilidad sana durante todo el año, Vargas Alencastre dio 5 recomendaciones que tanto los contribuyentes físicos como jurídicos pueden aplicar. Estas son:

1.       Contar con un especialista; es decir, con un contador que conozca el manejo contable de la empresa.

2.       El especialista encargado de la contabilidad debe tener conocimiento actualizado y específico de los impuestos que debe pagar la empresa.

3.       Contar con los registros tanto de gastos como de ventas, en las formas establecidas en la legislación tributaria del país.

4.       Realizar las declaraciones y pagos del impuesto dentro de los plazos establecidos por la administración tributaria.

5.       Contar con Estados Financieros periódicos de la empresa.

Adicionalmente, Vargas Alencastre afirmó que las empresas deben tomar consideraciones adicionales como reducir sus gastos generales. Además de encontrar una manera creativa de generar otros tipos de ingresos colaterales a su actividad principal. Esto ayudará a la empresa a tener una recuperación más acelerada durante y después de la pandemia.

“Estos dos elementos ayudarán a las empresas y a los profesionales a sobrellevar la difícil etapa que estamos atravesando la mayoría de las empresas hoy en día. Esto debe hacerse siempre sin dejar de lado el componente de la formalidad. Así como manteniendo siempre el norte de la contabilidad sana”, concluyó Vargas Alencastre.

Pin It on Pinterest

Share This