El proceso se realiza de acuerdo con los lineamientos sanitarios para COVID-19, elaborados por el Ministerio de Salud, y con tecnología usada por equipos de desinfección en la lucha contra el Sars-CoV-2.

Por Revista Summa

Con el objetivo de garantizar entornos saludables en instalaciones críticas que pueden suponer focos de contagio por COVID-19, los administradores de estos espacios deben contar con un protocolo de limpieza periódica para asegurar a los usuarios que sus actividades laborales o económicas se realizan en un ambiente seguro y controlado. 

En este contexto, EULEN Limpieza —unidad de la multinacional de origen español Grupo EULEN que opera en Costa Rica desde 1999—, ha diseñado una serie de soluciones útiles, de calidad y sostenibles, para la higienización y desinfección de espacios, con el objeto de minimizar el riesgo de contagio.

Como parte de esa innovación, la compañía cuenta con tecnología de nebulización, la misma que en la actualidad está siendo usada por los equipos de desinfección en la lucha contra el Sars-CoV-2. El tratamiento se realiza mediante el esparcimiento de micropartículas de amonio cuaternario, solución química y biodegradable que no tiene afectación directa en los inmuebles o las personas; al rociar las áreas infectadas, espacios comunes y el lugar en general, se deja reposar el químico por un mínimo de 4 horas, para, posteriormente, habilitar las áreas clausuradas.

“Son equipos de última generación en ingeniería ambiental. La distribución de tamaños y gotas constituyen un mecanismo eficaz que permite que la disolución sea utilizada con partículas, que atacan la capa lipídica del virus, consiguiendo su desintegración y caída al suelo”, explicó Tatiana Camacho, gerente de Operaciones de Grupo EULEN Costa Rica.

El procedimiento utiliza las técnicas adecuadas en función de las necesidades y sus características tales como tratar grandes áreas en cortos períodos de tiempo, espacios cerrados con reapertura, zonas de concurrencia, zonas de contagio, bajo la máxima efectividad y el mínimo tiempo de inactividad para el cliente.

Tras 18 meses de la crisis sanitaria generada por la pandemia de la COVID-19, la compañía ha ampliado la cartera de clientes a los que brinda el servicio de higienización y desinfección tanto en el sector público como en el privado. Entre los centros hospitalarios atendidos están la Clínica Marcial Fallas, la Clínica Solón Núñez y el Área de Salud de Los chiles, que incluye 7 Ebais; además, desde agosto del 2019, se trabaja como proveedor del Hospital San Rafael de Alajuela, con el cual se han desarrollado e implementado estrictos protocolos para el control de limpiezas y desinfecciones en entornos delicados, a raíz de los contagios por COVID-19.

Entornos saludables

De acuerdo con los lineamientos sanitarios para COVID-19 elaborados por el Ministerio de Salud, las instituciones públicas o empresas privadas con permiso sanitario de funcionamiento deben cumplir con los protocolos que mitiguen los contagios, pero también con aquellos que aseguren un retorno saludable tras el cierre de operaciones por casos.

Para Camacho, ante el reciente aumento de casos por COVID-19, la seguridad y salud en el trabajo deben considerarse fundamentales para proteger a los colaboradores y a sus familias,  asegurando la continuidad de las empresas. Razón por la cual, el conocimiento de protocolos, el tiempo de respuesta rápido y un personal calificado son clave para garantizar una actividad diaria segura.

Para alcanzar este objetivo, es necesario identificar los puntos críticos para la desinfección de instalaciones y aplicación de protocolos, especialmente en los lugares que son manipulados por colaboradores o visitantes, por ejemplo: servicios sanitarios, oficinas, áreas de servicio al cliente, comedores, salas de espera, quirófanos, consultorios médicos, entre otros.

En alineación con los protocolos establecidos por las autoridades de Salud, el diseño de la estrategia de desinfección debe incluir aspectos importantes como:

·         La creación y/o actualización de un procedimiento general de limpieza y desinfección que incluya lavado, enjuague y secado y la desinfección con productos eficaces contra el virus (establecidos por el Ministerio de Salud).

·         Plan interno de limpieza, con horario establecido, para las distintas áreas de las instalaciones. El mismo debe ser de conocimiento general y estar visible para todos los colaboradores.  

·         Un proveedor o personal capacitado para solventar las necesidades de desinfección, manejo de residuos, manipulación de equipo de protección personal y productos de limpieza.

“En EULEN trabajamos de la mano con nuestros clientes para desarrollar estrategias que permitan establecer las medidas de higiene, limpieza y desinfección. Aplicamos todos los lineamientos sugeridos por el Ministerio de Salud y nos ocupamos de crear ambientes seguros para sus colaboradores y visitantes, garantizando una operación controlada”, finalizó Camacho. 

Pin It on Pinterest

Share This