Las ideas, incluso las de negocio, se deben comunicar de forma simple, pero con impacto para que alguien las desee comprar.

Por Revista Summa

Una de las preguntas más frecuentes al iniciar un negocio, sin importar el tipo, segmento, país o tamaño, es el cuestionarse ¿cómo sé si van a comprar mi producto?, ¿cómo sé si mi negocio va a perdurar en el tiempo?

Lo cierto es que, aunque se tenga la idea más innovadora, eso no es suficiente para poder crear un negocio exitoso, que logre capturar la atención y se consolide como competidor en el mercado, afirma Tanya Leiva de la firma costarricense Sinapsis Consulting CR y bloguera de negocios.

“¡Su negocio es tan serio como usted decida que este lo sea! Y un negocio serio debe ser analizado y planeado con estrategia. Ideas buenas mueren por falta de estrategia, así como, ideas poco novedosas triunfan para una buena administración y entendimiento del mercado”, enfatiza Leiva.

Pero, ¿cómo hacer esto? Los siguientes consejos proporcionados por la experta le ayudarán:

1. Analice sus fortalezas: ¿Qué valor hay en usted que pueda transmitir a su negocio?, ¿son destrezas técnicas, analíticas, sociales, artísticas? El negocio es lo que el emprendedor es. A nivel internacional empresarios exitosos traducen sus mejores características a su negocio y de ahí desarrollan la famosa propuesta de valor, tal como Steve Jobs y su compromiso con la disciplina y los detalles o Elon Musk y su amplia tolerancia al riesgo. Una vez que usted determine que hace mejor, piense cómo transmitirlo a sus productos, servicios o negocio.

2. Entienda a quién le vende y sus necesidades: El tener una buena idea no quiere decir que todos comprendan de buenas a primeras y decidan comprarle. Cuando usted defina su producto o servicio, imagine quién es su potencial cliente. Reúna un grupo pequeño de personas con esas características o bien hable con ellas una a una, presénteles su producto o servicio y lance preguntas como: ¿me pueden decir en sus palabras qué les acabo de explicar?, ¿qué dirían ustedes que vendo?, ¿qué beneficio ven en él?, ¿por qué lo comprarían? Analice las respuestas con detalle, en ellas hay muchos elementos.

Trate de examinar si su producto es de impacto para las personas que lo vieron, observe si entendieron su idea de la forma que usted lo quiere explicar y, muy importante, fíjese como ellos lo explican.

3. Verifique cómo es el mercado de ese producto o servicio y sus precios: A esto le llaman estudio de competencia. Recuerde que en el punto uno usted definió su factor único, así que analizar cómo se vende el producto o servicio en el mercado no es para preocuparse como otros venden o copiar ideas. Es para saber cómo su mercado está recibiendo ese producto o servicio hoy, ¿qué ofrecen?, ¿cómo lo comunican?, ¿qué está consumiendo la gente sino existe su producto o servicio al 100%? Sea objetivo, aunque usted esté comprometido con su idea, tenga visión de cliente y no caiga en el error de “nadie vende lo mismo que yo”.

La soberbia es mala consejera. Cuando analice que está pasando, haga una lista de lo que pudo observar y piense como complementar su idea, incluyendo lo que no está en el mercado. Considerando su valor único, lo que otras personas comprendieron de su idea y según lo que vio en el mercado, respóndase ¿qué puedo hacer diferente?

Una recomendación adicional es valerse de redes sociales, en las cuales podrá buscar comentarios y etiquetas. Esto le ayudará a saber que tanto se solicita el producto o servicio. Hágalo también para servicios similares.

Pin It on Pinterest

Share This