El autocuidado tiene beneficios tanto para las personas -pues las empodera a que se hagan responsables de su salud- como para los sistemas de salud.

Por Revista Summa

El aumento significativo de casos de COVID 19, así como de muertes por su causa, urge a los costarricenses a un control más estricto en sus medidas de higiene, pero también en su salud general, lo cual les puede evitar tener que ir a un centro de salud, exponiéndose a una mayor posibilidad de contagio de coronavirus, pero también ayudando al sistema a no comprometer recursos en la atención de padecimientos que pueden ser tratados en casa con un régimen de autocuidado.

Entre los padecimientos por los que más consultan los costarricenses están la gripe, tos, resfriado común, dolor de garganta, diarreas, síndrome de colon irritable, contractura muscular y dolor en alguna extremidad, esto de acuerdo con el estudio “Caracterización de las consultas de Indicación Farmacéutica en 30 farmacias comunitarias del área metropolitana de Costa Rica”, suministrado por el CIMED INIFAR, de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Costa Rica.

La mayoría de las condiciones encontradas en el estudio pueden ser tratadas en casa, bajo un régimen de autocuidado usando, entre otros, medicamentos que no requieren la prescripción médica.

En esta época de pandemia, el cuidado de la salud es sumamente relevante; es una responsabilidad individual, con un impacto colectivo para evitar la propagación del COVID 19, pero sobre todo, es una responsabilidad para evitar el colapso de los sistemas de salud.

Muchas enfermedades puede ser prevenidas con hábitos de vida saludables, tales como buena higiene, sana alimentación, adecuado ejercicio.  “Esto nos permite mantener la salud, para evitar enfermarnos en estas épocas en las que nadie quiere tener que ir a un hospital;  pero además, en casos de dolencias menores, tenemos al alcance medicamentos de venta sin receta médica que nos pueden permitir cuidarnos para evitar ir al médico o a los hospitales, entre los que hay opciones para manejo del dolor con analgésicos, cuidado antimicótico en pies, uñas y vaginal, toma de antiácidos para la indigestión y acidez estomacal, por mencionar algunos”, dijo el Dr. Herbert Vides, Asesor Médico del Área de Consumo de Bayer en Centroamérica y El Caribe.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el autocuidado implica tomar acciones regulares para mantenerse en un buen estado de salud y tomar los pasos apropiados cuando nos enfermamos. Las acciones que se tomen para el autocuidado pueden aportar a los usuarios más opciones, acceso, control y satisfacción para gestionar sus necesidades de atención médica como agentes activos y no como receptores pasivos de servicios de salud.

Beneficios del autocuidado

El autocuidado se alinea con el compromiso de larga data de la OMS de centrar la atención, no en las enfermedades, sino en la necesidades y expectativas de salud de las personas. Según la Industria Latinoamericana de Autocuidado Responsable (ILAR), el autocuidado tiene múltiples beneficios individuales y sociales, por ejemplo:

 Cuando los consumidores tienen acceso a productos de venta libre convenientes, pueden cuidarse a sí mismos de manera oportuna, lo que puede mejorar los resultados de su salud y su calidad de vida.

 Cuando se evitan visitas médicas innecesarias como resultado de la disponibilidad y el uso de productos de venta libre, los médicos y otros profesionales de la salud tienen más tiempo para concentrarse en casos más graves y en aquellos pacientes que realmente requieren atención médica.

 Los medicamentos de venta libre permiten que los consumidores eviten las costosas visitas médicas, lo que ayuda al sistema de salud pública ahorrar dinero al mismo tiempo que mejorar la productividad de la sociedad.

Los sistemas de salud ante tantos desafíos necesitan del autocuidado como uno de los pilares fundamentales que contribuyen con la sostenibilidad de los mismos. Si la población tiene acceso a información sobre el autocuidado puede propiciar su bienestar y calidad de vida.

Autocuidado para una vida mejor

Bayer es un aliado para el autocuidado de la persona, ya que cuenta con la división Consumer Health o Consumo de Salud, conformada por un amplio portafolio de medicamentos de venta libre, tales como antimicóticos de uso tópico, alivio del dolor, antialérgicos, suplementos nutricionales y otros productos de cuidado personal.

La importancia de contar con medicamentos de venta libre radica en ofrecer soluciones para el autocuidado, previniendo y manejando algunas enfermedades, sin requerir necesariamente la presencia de un profesional de la salud. La OMS los define como “medicamentos cuya entrega y administración no requieren de la autorización de un facultativo. Pueden existir diferentes categorías para estos medicamentos, de acuerdo con la legislación de cada país”. Según manifiesta la organización ILAR, los medicamentos de venta libre (OTC) conforman un grupo de fármacos destinados al alivio, tratamiento o prevención de afecciones menores con los que se posee una amplia experiencia de uso, y han sido autorizados expresamente como tales por las autoridades sanitarias de cada país.

“El autocuidado nunca había sido tan importante como ahora, cuando mantener un régimen adecuado en casa puede evitar tener que visitar un centro de salud y exponerse a contagio por de COVID 19. Es el momento de apoyar a que se impulse una cultura que permita lograr mejores condiciones de vida, así como contribuir con los sistemas de salud para que sean más sustentables. El mercado de productos de venta libre reconocidos y de calidad, en conjunto con el impulso de la información de valor para la educación en pro de la salud y la prevención, sin duda alguna contribuyen a propiciar el bienestar en nuestras sociedades”, concluyó Rogelio González, Director Regional del negocio de Consumo de Bayer en Centroamérica y el Caribe.

La Industria Latinoamericana de Autocuidado Responsable (ILAR) refiere que el autocuidado es una estrategia clave para un sistema de salud sostenible mediante:

 Ahorros económicos para los sistemas de salud pública en el tratamiento de condiciones comunes y no graves.
 Redireccionamiento de recursos al tratamiento de condiciones más serias.
 Evitar la pérdida de productividad por condiciones no graves.
 Empoderar a los ciudadanos sobre su propia salud.
 Mejorar la salud y calidad de vida de la población.

De este modo, las personas no solo aumentan su bienestar, sino que también reducen notablemente el gasto en la atención sanitaria, sobre todo en un momento en el que la emergencia de salud causada por el COVID 19 urge al máximo aprovechamiento de los recursos disponibles.

A través de las medicinas sin prescripción se ofrecen soluciones para el autocuidado, previniendo y manejando algunas enfermedades, sin requerir necesariamente la presencia de un profesional de la salud.

La Fundación Internacional de Autocuidado (The International Self-Care Foundation) impulsa la promoción del autocuidado como un estilo de vida que debe contemplarse las 24 horas, los siete días a la semana. Muchas organizaciones en el mundo y empresas como Bayer se han unido para dar a conocer información de valor sobre las prácticas del autocuidado que contribuyen de manera significativa al bienestar de las sociedades.

“El valor económico del autocuidado de la salud” según el estudio de ILAR, 2017

El estudio llevado a cabo por ILAR se realizó en 5 países latinoamericanos: Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, en el período del año 2017, enfocándose en las condiciones comunes y no graves que no requieren atención médica complementaria para su manejo (versiones no graves, no complicadas), que son de mayor impacto en la población. Consideró cuatro condiciones no graves: lumbalgia, candidiasis, diarrea y el resfriado, arrojando interesantes resultados en tres grandes temas:

 Costos de atención:

Se atienden alrededor de 96 millones de casos de cuatro condiciones comunes no graves: resfriado común, diarrea, candidiasis vulvovaginal y lumbalgia en los sistemas de Salud Públicos.

o Esto representa un gasto de cerca de USD$ 2.7 mil millones de dólares, de los cuales los costos en la atención del resfriado común representan el 45% con gastos por encima de los USD$ 1.2 mil millones.

o El segundo padecimiento que más gastos genera es la diarrea, que representa para los sistemas de salud evaluados, un costo de USD$ 986 millones.

 Pérdida de productividad:

o El mayor impacto lo recibe la economía ya que las pérdidas por ausentismo laboral representan más de USD$ 4.6 mil millones.

o Las condiciones que más pérdidas ocasionan por ausentismo laboral son: la lumbalgia con pérdidas por encima de los USD$ 1.6 mil millones y el resfriado con pérdidas por más de USD$ 2.3 mil millones.

 Ahorros potenciales:

o Si el 50% de los casos de las cuatro condiciones fueran atendidas a través de medicamentos de venta libre, los Sistemas de Salud Pública podrían ahorrar hasta USD$ 1.3 mil millones.

o Con el 10% de casos, los ahorros potenciales serían más de US$ 266 millones.

o La pérdida de productividad por ausentismo laboral disminuiría de US$ 4.6 mil millones anuales a USD$ 2.5 mil millones si el 50% de los casos fueran atendidos por medios de medicamentos de venta libre.

Pin It on Pinterest

Share This