El mercado latinoamericano ya cuenta con los primeros dispositivos con la tecnología MediaTek Dimensity 1200 y 1100 en dispositivos como el Xiaomi 11T.

Por Revista Summa

Latinoamérica ha entrado en una fase importante del lanzamiento de 5G, con los mayores operadores telefónicos de la región realizando pruebas de la quinta generación de telefonía móvil para su uso en teléfonos inteligentes. Pero, ¿qué podemos esperar de esta tecnología? ¿Tendremos descargas con velocidades nunca antes vistas? ¿Podremos comprar un nuevo teléfono inteligente para usar esta tecnología? ¿Qué pasa con el acceso a Internet? En la mente del consumidor surgen muchas dudas.

Los dispositivos móviles inteligentes deberán ser compatibles con 5G, afortunadamente compañías como MediaTek ya está lanzando chipsets 5G (el “cerebro” del smartphone) en el mercado mundial a precios competitivos, con el objetivo de democratizar también el acceso a esta tecnología.

«Continuamos expandiendo nuestro portafolio 5G con soluciones altamente integradas para una gama de dispositivos que van de la gama alta hasta la gama media», comentó Alexander Rojas, Gerente de Ventas y Desarrollo de Negocios de MediaTek para Centroamérica y El Caribe. «Nuestro nuevo chipset Dimensity 1200 se destaca por su impresionante soporte de cámara de 200MP y capacidades avanzadas de inteligencia artificial, además de sus innovadoras mejoras de conectividad, pantalla, audio y juegos «.

El mercado latinoamericano ya cuenta con los primeros dispositivos con la tecnología MediaTek Dimensity 1200 y 1100 en dispositivos como el Xiaomi 11T.

Con este nuevo estándar, se estiman velocidades de conexión y descarga de datos superiores a 1 Gb / s. La latencia (que es el tiempo que transcurre entre que el usuario ejecuta un comando y esta acción es identificada por la red y puesta en práctica) puede ser hasta diez veces menor.

El 5G tiende a marcar un hito dentro de las tecnologías de transmisión de equipos móviles y llegará a otras áreas y usos, no solo en teléfonos inteligentes, sino también en equipos como los portátiles, que deberían ganar popularidad con la oferta de portátiles siempre conectados. Incluso las transmisiones de video 4K se pueden realizar en 5G, lo que puede cambiar el escenario del mercado de la televisión de pago, por ejemplo.

Otro mercado que verá un impacto positivo será el IoT. Según un estudio de Juniper Research, el número total de conexiones de Internet de las cosas aumentará de 35 mil millones en 2020 a 83 mil millones en 2024. Sabemos que la red 4G no puede soportar el creciente volumen de equipos móviles conectados al Internet de las cosas. El 5G se encargará de esta tarea, abriendo el camino para un número cada vez mayor de dispositivos conectados y aplicaciones como cirugía remota, uso en automóviles para automóviles con manejo asistido, entre otros, en los que se necesitará alta velocidad y muy baja latencia.

El gran volumen de dispositivos conectados a Internet es de suma importancia para la creación de ciudades inteligentes, donde miles de millones de sensores repartidos por las calles capturan información utilizada en la mejor gestión de las ciudades. Es un escenario en el que los vehículos autónomos o semiautónomos se identifican entre sí, los sensores identifican el volumen de personas e incluso la temperatura de sus cuerpos, y toda esta información recolectada en tiempo real permite gestionar en segundos situaciones como el consumo energético, la congestión, la seguridad o incluso control en la propagación de enfermedades.

Aún queda un largo camino por recorrer para popularizar el 5G y que sus beneficios lleguen a Latinoamérica a gran escala, pero el futuro es seguro; y cambios con la llegada de nuevos servicios y aplicaciones extremadamente prometedores.

Pin It on Pinterest

Share This