La economía circular, entendida como un rediseño del modelo económico, ha tenido una fuerte aceleración en los últimos años.

Por Revista Summa

En el marco de la X Conferencia Italia – América Latina y Caribe celebrada durante esta semana en Roma, cuyo objetivo fue profundizar en las mejores prácticas, oportunidades y desafíos asociados a la transición de una economía lineal a una circular, se lanzó la «Declaración de Ciudades Circulares de América Latina y del Caribe», un manifiesto que brinda un contexto homogéneo que puede servir de referencia y acelerar la transición de las ciudades signatarias.

La economía circular, entendida como un rediseño del modelo económico, ha tenido una fuerte aceleración en los últimos años como respuesta a los retos de la transición a un nuevo modelo. Las llamadas ‘ciudades circulares’, son la evolución de las ciudades en el contexto de la economía circular. La pandemia actual ha acelerado aún más esta conciencia, cuestionando el modelo de desarrollo urbano imperante y destacando la necesidad de un replanteamiento que combine la competitividad económica, la sostenibilidad ambiental, la inclusión social, la salubridad y la resiliencia. Por lo que es de
suma importancia que actores como los presentes en esta actividad lleguen a acuerdos en miras de conseguir esa tan esperada transición.

Entre los asistentes resaltan Michele Crisostomo, Presidente de Enel Group, Maurizio Bezzeccheri, Director América Latina y Gerente General de Enel América, Luca Sabbatucci, Director General de Globalización y Asuntos Globales, Ministerio de Relaciones Exteriores, Mario Cimoli, Secretario Executivo Adjunto, CEPAL, José Luis Samaniego, Director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos, CEPAL, Antonella Cavallari, Secretaria General IILA, y representantes de municipales de Italia, Argentina, Colombia, Chile, Perú, Costa Rica, México, Brasil y España.

El evento constó de dos mesas redondas en las que se discutieron: Las oportunidades y desafíos de la transición urbana post pandemia; y las ciudades circulares en América Latina: mejores prácticas y próximos pasos.

Dentro de las acciones acordadas preliminarmente destacan:

  1. Que, en el transcurso del año 2022, se pondrá en marcha a nivel de ciudad una mesa de trabajo transversal para definir las prioridades y líneas principales de acción sobre la economía circular, en la que participarán los principales departamentos de las administraciones municipales.
  1. Que, durante el año 2022, se trabajará de manera conjunta en la preparación de un documento con vistas al año 2030, que incluya los principales lineamientos de cómo deben transformarse nuestras ciudades, el cual será sometido a un amplio proceso de intercambio participativo, y que permita definir una perspectiva de largo plazo para el desarrollo de la transición.
  2. Que cada ciudad incluirá a los actores concernidos para desarrollar una visión compartida de cómo realizar esta transición hacia la circularidad.
  3. Que cada ciudad implementará acciones de concientización de los ciudadanos sobre este tema.
  4. Que compartirá los avances sobre los asuntos de esta sección y que serán expuestos en una publicación/evento que se presentará en 2022. Uno de los alcance más relevantes del acuerdo, señala que la declaración jugará un papel importante en la promoción del consenso, aumentando el compromiso activo de la administración de las ciudades y otras partes interesadas, subrayando la importancia de la colaboración para lograr los objetivos globales, y entre las ciudades.

Pin It on Pinterest

Share This