Negocios modifican estrategia de ventas para adaptarse a requerimientos de sus consumidores.

Por Revista Summa

A nivel mundial, los centros comerciales adaptan su oferta para seguir siendo atractivos ante sus consumidores. Más que simples lugares para adquirir productos, la tendencia apunta a proveer experiencias de la visita, alrededor de la compra, que se integre al estilo de vida que buscan las personas.

Bajo esta línea y como parte de su estrategia de mercadeo, Santa Ana Country Club decidió abrir su
showroom en las instalaciones del local 25 de City Place, en Santa Ana, un proyecto urbano contemporáneo de uso mixto. De esta manera, esperan acercarse a su público meta y brindarles un adelanto de la experiencia que les ofrecerá el club.

“Apostamos por compartir una pincelada de lo que la futura comunidad de Santa Ana Country Club podrá disfrutar: un club social innovador y deportivo concebido como un centro de soluciones, enfocado en el bienestar de quienes lo visitan y en la protección del ambiente”, afirmó Karla Quevedo, gerente comercial de Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios, socio desarrollador del proyecto, con más de 20 años en la industria.

Alberto Bonilla, director de proyectos en Garnier & Garnier, señala que actualmente, los motivos de las
personas, para visitar centros comerciales varían, por razones de ocio, vida familiar, disfrute y compras puntuales. “La oferta se adapta a la necesidades del público y son los consumidores quienes definen la pauta en términos de presencia de marca y ubicación estratégica. Así, ahora contamos con centros de negocios que cuentan con tiendas y hasta academias de natación o estudios de pilates, como es el caso del Centro Corporativo Lindora”, acotó Bonilla.

“Quienes se interesan en la propuesta de Santa Ana Country Club valoran la socialización y buscan espacios donde puedan departir con familiares y amigos. Por eso, ubicar nuestro showroom en City
Place es una vitrina ideal para plasmar nuestra visión”, acotó Quevedo. Aseguró que su enfoque no es
de ventas, sino de enamoramiento, al lograr que los clientes potenciales se identifiquen con las ventajas del proyecto.

Pin It on Pinterest

Share This