Los bancos tienen claro que si no entran de lleno al tema digital, como Internet y la telefonía móvil, quedarán en desventaja

Por La Tribuna 

El negocio del envío y recepción de remesas desde y hacia Centroamérica se mantiene en auge, marcado por las remesadoras tradicionales. Mientras en Estados Unidos, y ahora en México, aparecieron nuevas remesadoras que utilizan las tecnologías financieras (uso de celulares y computadoras), en la región el mercado sigue siendo tradicional.

Y es que el negocio del envío de remesas por canales digitales está teniendo crecimientos importantes y reditúa en beneficios para los clientes, ya que al no requerir tanta infraestructura, permite mejores comisiones. Empresas indias como Remitly, adquirida por Amazon, realiza un millón de transacciones y cobra en promedio 2% de comisión contra 8% de promedio mundial.

Los bancos tienen claro que si no entran de lleno al tema digital, como Internet y la telefonía móvil, quedarán en desventaja. Ahora, al parecer otros oferentes de servicios financieros van en esta misma línea.

Sin embargo, en Centroamérica el tema podría esperar. Así lo consideró el director regional de Western Union para Centroamérica, Pablo Porro. El ejecutivo, que estuvo de visita en Honduras, dijo que si bien ellos no comparten, por estrategia, sus cifras de crecimiento por país, “tendemos a mantener las tasas de crecimiento de los mercados en los que operamos”.

En el caso centroamericano, el “crecimiento en 2015 fue de un 8,8% y para el primer trimestre del año la tendencia es del 8%”, reveló. El monto de las remesas familiares enviadas a Centroamérica rondaron los US$16.000 millones en 2015, y el dominio fue de las remesadoras tradicionales.

Western Union representa casi el 25% del mercado remesador y sostiene que la fortaleza es su red física a través de sus operadores Vigo Money Transfers y AirPak.

Esta última que tiene la representación exclusiva de Western Union en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica y más recientemente una representación no exclusiva en México.

Dentro de esa red existen los canales bancarios, redes independientes, pulperías autorizadas y ahora cooperativas, con la incorporación en el país de 33 cooperativas de ahorro y crédito afiliadas a la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito de Honduras (Facach).

Mercado cerrado

En un estudio sobre el impacto de las remesas en la economía hondureña, el Banco Central de Honduras (BCH) indica que el mercado supervisado de pago de remesas está centralizado en un pequeño número de agentes cambiarios, ya que seis bancos transan el 82,5% del total de remesas, las ocho casas de cambio transan el 10,5% y los otros 10 bancos el restante 7%.

Sin embargo, estiman que “la entrada de otros agentes al mercado de las transferencias como las OPDF, cooperativas y otros agentes pagadores de remesas en especie y en efectivo, podría favorecer la competencia y reducir la centralización señalada”.

El BCH ofrece el servicio de monitoreo de cobros por remesadoras extranjeras que muestran una tendencia hacia la baja con tasas que oscilan entre 2,5 y 7%. Honduras registró en 2015 un crecimiento en la captación de remesas de un 8,8%, con US$3.700 millones. El crecimiento al segundo trimestre de este año se mantiene constante, en un 8%. Más del 90% de las remesas llegan de Estados Unidos. Desde Europa, España es el primer remesador.

A nivel centroamericano, Airpak informó que se registran importantes (y crecientes) movimientos de envíos de dinero entre sus países, principalmente de Costa Rica a Nicaragua, y desde Panamá al resto de los países. La empresa permiten, además, los envíos internos (entre los 750 puntos que tienen en el territorio nacional). Los cobros por estos servicios dependerán de los montos enviados, teniendo como cobro mínimo US$3.

Pin It on Pinterest

Share This