En términos generales, el 48% del consumo energético depende del petróleo y sus derivados, siendo Panamá, El Salvador y Costa Rica los que registran porcentajes superiores al 60%

Por La Tribuna 

Un informe presentado en Guatemala advierte que en materia ambiental Centroamérica muestra una situación paradójica: posee una “abundante” riqueza natural, pero hace un “uso insostenible” de sus recursos naturales.

“Si depredamos así nuestro territorio no tenemos futuro”, alertó el director del programa Estado de la Nación, Jorge Vargas, que presentó a la prensa el Quinto Informe Estado de la Región, elaborado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca) y la Universidad Rafael Landívar.

La huella de carbono el territorio requerido para absorber las emisiones de gases contaminantes es el principal componente de la huella ecológica, el uso por persona de los recursos naturales con respecto a la capacidad que tiene el territorio para satisfacer ese uso.

En términos generales, el 48% del consumo energético depende del petróleo y sus derivados, siendo Panamá, El Salvador y Costa Rica los que registran porcentajes superiores al 60%.

Otra fuente de energía que genera emisiones de gases de efecto invernadero es la biomasa, que corresponde sobre todo a la leña utilizada en los hogares para cocinar y este ranquin lo encabeza Guatemala con un 59%, y Honduras y Nicaragua con un 46%. La región como conjunto tiene “un balance ecológico negativo”, pues según los últimos datos disponibles en 2011 cada centroamericano consumió un 18,2% más de lo que el territorio puede proveer.

Esta brecha era de un 10% en 2007, lo que demuestra que el patrón de uso de los recursos “crece de forma acelerada” debido, sobre todo, a tres factores: la creciente presión sobre la base de los recursos, un crecimiento urbano sin planificación y una alta vulnerabilidad.

Se estima que Centroamérica posee el 12% de la diversidad biológica del planeta, aunque solo representa un 2% de su superficie, pero durante los últimos años ha perdido el 52% de su diversidad regional y el 34% de ella se debe por el cambio de uso del suelo.

Pin It on Pinterest

Share This