Centroamérica posee óptimas condiciones para la implementación de diferentes tipos de energía renovable como la solar, eólica, geotérmica y biomasa

Por Revista Summa

Un estudio realizado por EY, líder en servicios de consultoría, auditoría, impuestos, transacciones y legal, confirmó que los países centroamericanos han dado pasos importantes en el desarrollo de proyectos para la generación de energías renovables; a pesar de mantener una fuerte dependencia al uso del petróleo y sus derivados, que cubrieron al menos un tercio de la demanda de la energía en la región en 2016.

Para el caso de El Salvador, se espera una inversión aproximada de US$4.1 b para el año 2020, durante su proceso de transformación de sus fuentes energéticas. Actualmente la matriz se compone de 42% de energía térmica, 29% hídrica, 25% geotérmica y el resto de otras fuentes.

Centroamérica posee óptimas condiciones para la implementación de diferentes tipos de energía renovable como la solar, eólica, geotérmica y biomasa.

En este sentido, René Arce, Socio Director de El Salvador de EY Centroamérica, Panamá y República Dominicana, indicó que llama la atención cómo la energía solar ha tomado fuerza, debido a que El Salvador es el país de Centroamérica con más altos niveles de radiación solar.

Una prueba de ello es que el gobierno ha adjudicado 30 proyectos para la generación de 198 MW y se espera que se pueda seguir extendiendo el uso de esta energía.

En la mayoría de los países, las energías renovables forman parte de la legislación, lo que ha propiciado sistemas de energía altamente interconectados y una comercialización de la electricidad dentro del país de forma activa.

En general, Arce confirmó que los gobiernos de los países de la región están evaluando reformas para promover y mantener la sostenibilidad en sus matrices de energía, garantizando la seguridad energética y apostando cada vez más por el uso de energías renovables.

Pin It on Pinterest

Share This