El año 2015 resultó ser un período de poco avance fiscal para la región centroamericana

Por La Prensa 

La carga tributaria en Centroamérica creció en 2015 en 0.2 puntos porcentuales, al pasar del 13.7% en 2014 a 13.9%. El aumento estuvo marcado por las reformas tributarias impulsadas por los gobiernos de Honduras y Nicaragua, que empujaron a una mejora de los ingresos en un 1,1%, y por las mejoras en la eficiencia recaudatoria de Costa Rica, que aumentó su carga tributaria en un 0,5%.

La carga tributaria para los hondureños se situó en 17,4%, 1,1% por arriba de la cifra registrada el año anterior (16,3%) y 0.6% arriba de las proyecciones estatales en este rubro. Si a la recaudación del Gobierno se incorporan las recaudaciones provenientes de la tasa de seguridad, la carga tributaria sería mayor (17.9%). Las recaudaciones fiscales se vieron disminuidas en un 1% y un 0.6% en Panamá y Guatemala, respectivamente, como consecuencia de los escándalos de corrupción en los que se vieron involucradas las autoridades tributarias de ambos países.

El Salvador reportó un estancamiento en la carga tributaria, a pesar de que se implementó una reforma fiscal aún sin resultados efectivos.

En Centroamérica 

El estudio del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), “Perfiles macrofiscales de Centroamérica”, resume que “el año 2015 resultó ser un período de poco avance fiscal para la región centroamericana”. En promedio, expone el estudio, el tamaño de los gobiernos centrales de los países se mantuvo constante con respecto a 2014, en un 18,5% del PIB.

Los Gobiernos de Nicaragua, Costa Rica y El Salvador algunos de los presupuestariamente más grandes de la región siguieron incrementando su participación en la economía, reportando aumentos del 1,5, 0,7 y 0,7% del PIB, respectivamente, el Gobierno de Guatemala uno de los más pequeños del mundo se hizo todavía menor, al reducirse en un 1,2% del PIB.

Por su parte, el Gobierno de Honduras reportó una pequeña disminución del 0,2% del PIB, totalmente convergente con su política de austeridad fiscal, mientras que el de Panamá tuvo una contracción transitoria del 1,4%, lo que obedece a un reordenamiento establecido por la nueva administración y que, de acuerdo con los planes de 2016, será revertido en su totalidad.

Déficit y deuda

El déficit fiscal disminuyó del 3,3% al 3,1% del PIB regional, liderado principalmente por la fuerte contracción del déficit fiscal en Honduras, por el orden del 1,3%.

Guatemala redujo su déficit fiscal en un 0,5% y El Salvador en un 0,4%. En tanto, Nicaragua y Costa Rica registraron aumentos en el déficit fiscal del 0,4 y 0,2 del PIB, respectivamente. Sin embargo, la deuda regional se incrementó del 37,6% al 38,1% del PIB, en respuesta a los aumentos (con un 3,1% del PIB) de dicho rubro en Costa Rica.

A pesar de los buenos resultados tributarios obtenidos, las deudas de los gobiernos de Nicaragua y Honduras se incrementaron en 1,3% y 0,6%, respectivamente.

El Salvador también vio incrementada su deuda en un 0,2%, mientras que Panamá la redujo en un 0,3% del PIB.

En su análisis, el Icefi afirma que los Gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala se han enfrascado en la tarea única de mantener la sostenibilidad de la deuda pública en el mediano y largo plazo, sin importar que las medidas adoptadas produzcan un fuerte deterioro de las ya difíciles condiciones de vida de sus habitantes.

Cuestionan la opacidad de los sistemas fiscales de Honduras, El Salvador y Nicaragua, que privilegian la subestimación presupuestaria y la no inclusión en el presupuesto de todos los elementos que serán desarrollados durante el ejercicio fiscal para garantizar maniobrabilidad de los Gobiernos.

Pin It on Pinterest

Share This