Las certificaciones son una herramienta de seguridad alimentaria y del cumplimiento de los más exigentes requisitos en los productos

Por Revista Summa

Cargill Costa Rica obtuvo la certificación de cuatro de sus plantas productoras de pollo y embutidos bajo la norma internacional de inocuidad FSSC-22000, que define los requerimientos para llevar a cabo procesos integrados que controlen y minimicen los riesgos de inocuidad.

Las certificaciones son un reconocimiento máximo al nivel de inocuidad en las plantas de Cargill, es una herramienta de seguridad alimentaria y del cumplimiento de los más exigentes requisitos en los productos, lo que ratifica el compromiso de la empresa por nutrir a las comunidades a las que pertenece de la mejor forma.

Las plantas certificadas recientemente bajo la norma FSSC-22000 en Costa Rica son:

–        Planta de Procesos San Rafael

–        Planta de Productos de Valor Agregado Kimby

–        Planta de Embutidos Tiquicia

–        Planta de Embutidos Cinta Azul

“Certificar nuestras plantas nos permite ofrecer un producto 100% seguro que satisfaga la promesa brindada a nuestros consumidores. El éxito en la participación de mercado y el nivel de aceptación se sustenta en una sólida confianza, variedad, disponibilidad e innovación que generen una experiencia al consumidor en cada compra”, indicó Gilberto Quesada, Gerente General de Cargill Meats Costa Rica.

Las certificaciones son reconocimientos a los procesos establecidos en cada planta, a su construcción y disposición de las instalaciones, los servicios de aire, agua y energía, gestión de residuos, mantenimiento y limpieza de los equipos, medidas preventivas de contaminación, limpieza y desinfección, además del control de plagas.

Detrás de todos estos procesos certificados, Cargill Costa Rica se fortalece como una organización que trabaja para entregar los productos que el consumidor desea, de manera inocua, diferenciada, oportuna, rentable y consistente a través del tiempo.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This