Panamá, con esta visita, también intentá «posicionarse en ambos mercados, en el europeo, y particularmente en el de España.

Por EFE

La canciller panameña, Erika Mouynes, llegará a Madrid el próximo miércoles para realizar una gira oficial que además de España la llevará a Bruselas, en busca de alianzas políticas y un cambio de la imagen de Panamá que favorezca más las inversiones internacionales en su país.

Así lo explicó este lunes la ministra de Relaciones Exteriores panameña durante una reunión con corresponsales de medios extranjeros, entre ellos Efe, a los que explicó que en Madrid se reunirá el próximo jueves con la titular española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, y posteriormente en Bruselas con el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el español Josep Borrell.

En ambos casos, dijo Mouynes, el objetivo «principal» es el de realizar «consultas políticas» y precisó» que durante su encuentro con la ministra española «se firmará un documento de entendimiento» destinado a «recuperar el diálgo poítico que había con España».

La canciller panameña dijo que también firmará junto a Borrell un «memorando de entendimiento» y que su Gobierno está interesado en obtener apoyo para poder ofrecer a la comunidad internacional «el espacio de sosegio y de tranquilidad» que representa Panamá con el fin de «articular un diálogo» dentron de una región -latinoamericana- bastante convulsionada yn polarizada entre la derecha y la izquierda».

Panamá, con esta visita, también intentá «posicionarse en ambos mercados, en el europeo, y particularmente en el de España», para lo que Mouynes considera necesario cambiar «la imagen negativa que a propósito de escándalos de hace más de cinco años sigue arrastrando» su país y que no se correspobde a la realidad.

El primer inversor de la Union Europea (UE) en Panamá es actualmente Países Bajos.

Mouynes está muy interesada en explicar cómo está abordando Panamá el problema de la inmigración irregular y buscar apoyos para esa estrategia que a su país le ha costado más de 22 millones de dólares durante los dos últimos años, al ser el principal enclave de llegada y estancia temporal e migrantes irregulares procedentes de Suramérica con destino a Estados Unidos.

En una reciente entrevista con Efe, la ministra panameña explicó que su país quiere ofrecer a la comunidad internacional un país de «inversiones seguras» comprometido con la «transparencia financiera», la «defensa del medio ambiente» y la «mediación sosegada» en los conflictos regionales y en problemas como la migración.

Para ello, ha bautizado su plan diplomático con el nombre de «Misión Panamá», que encarna un equipo destinado a sanear, fortalecer y ajustar a la realidad la imagen internacional del país «a través de una estrategia de foros, de medios y de relaciones públicas».

«Estamos buscando -dijo la ministra- cambiar una dinámica nociva de una narrativa que hemos ido arrastrando, realmente por culpa ajena», en la que se ha identificado a Panamá como un país «en el que se instalan sociedades defraudadoras».

La gestión de Mouynes busca «romper con esa imagen y mostrar un Panamá muy diferente, extremadamente comprometido con los más altos estándares de transparencia».

Uno de los ámbitos en los que Panamá trata de ejercer protagonismo internacional es en el de las soluciones a las migraciones en Latinoamérica, al haberse convertido en lugar donde quedan varadas miles de personas extracontinentales en su tránsito desde Suramérica a Estados Unidos.

En primer lugar, dijo la canciller panameña, «tenemos que sentar a todos los actores en la mesa, desde Estados Unidos, que es el principal objetivo que buscan estas personas, pero también a los países de Suramérica que reciben estas migraciones y las dejan salir» hacia el norte.

Pin It on Pinterest

Share This