Economistas advierten que si los costos e ingresos se nivelaran, entonces se enfrentaría una crisis similar a la de 2008 en relación con el desempleo

Por: La Prensa

Han pasado más de 40 años desde que la Dirección General de Salario de la Secretaría de Trabajo aprobaba en Honduras el primer salario mínimo.

Como en 1974, cada año se autoriza un nuevo salario en base a las diferentes actividades productivas. Sin embargo, las centrales de trabajadores reclaman que este no ajusta para costear la canasta básica.

Daniel Meza Palma, economista, refiere que la mayor parte de la población no puede cubrir los L7,780 por esos alimentos si se considera que el promedio de ingreso mínimo por persona es de L7,885.

“No podemos ignorar los efectos producidos cuando se incrementó el salario mínimo a 35% en 2008. Eso significó que gran cantidad de negocios pequeños y medianos no pudieron correr con esas alzas”, indica.

Compras en el supermercadoLos monitoreos semanales del Centro de Investigaciones Económicas (Cies) del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) revelan que la cobertura del salario mínimo respecto de la canasta básica es de 93%.

A lo anterior, el analista advierte que pueden haber consecuencias nefastas si ambas figuras se nivelaran conforme a las peticiones de las centrales obreras porque repercutiría en las cifras de desempleo.

“Por ahora, es preferible suplir parte de la canasta básica a quedar en cero”, agrega.

Santos Caballero, secretario general del Consejo Coordinador de Organizaciones Campesinas de Honduras (Cococh), dice que aunque los trabajadores denuncien alzas en los valores de la canasta básica, a ellos les parece justo.

“Los consumidores reclaman por los precios de lo que producimos. El incremento ha sido mínimo, pero en nuestro caso son los coyotes que siempre se aprovechan”, señala.

El precio de la canasta básica, que corresponde a 282 productos, ha experimentado un crecimiento de 16% en los últimos cinco años.

Según el Consejo Monetario Centroamericano, Honduras se ubica con la tasa de inflación más alta de la región al acumular hasta mayo de 2015 un 2,18%. Le sigue Nicaragua con 1,56%, Guatemala suma 1,08%, Costa Rica registra 0,07%, y El Salvador presentó una reducción de 0,24%.

Las regiones occidente y sur de Honduras son las más impactadas con la espiral inflacionaria. Los combustibles, los cortes de carne, los derivados de la leche y los granos básicos reflejan variaciones porcentuales hacia el alza.

Pin It on Pinterest

Share This