Panamá, como firmante del acuerdo, también ha establecido su compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector transporte.

Por Revista Summa

Cada vez más son los países que adoptan leyes y concretan compromisos que buscan devolver al Planeta, las acciones desarrollas por el hombre y que por derecho le pertenecen al ambiente. Una de ellas es el Acuerdo de Paris (2015) que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), donde la industria ha desarrollado planes para lograr energías alternativas, por ejemplo, la electricidad para reducir las emisiones del dióxido de carbono y otros gases responsables del cambio climático.

A nivel mundial, el transporte representa una cuarta parte de las emisiones totales: 8 gigatoneladas por año.

Esta cifra es un 70% más alta que hace 30 años. Se estima que más de mil millones de autos de pasajeros recorren las calles y carreteras del mundo hoy en día y, si no tomamos medidas urgentes, para 2040, esta cantidad de autos podría duplicarse.

Panamá, como firmante del acuerdo, también ha establecido su compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector transporte, que según números recientes representan el 23.7% de las emisiones, donde a nivel de país, se ha diseñado la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica que avanzará en el fortalecimiento de medidas encaminadas a la adaptación y mitigación al cambio climático.

En ese sentido, el sector transporte sufrirá una importante transformación que ya ha iniciado con el proceso de crear las normativas, hasta la debida implementación y adquisición de vehículos más eficientes y con mayor tecnología que aquellos con motor de combustión interna, dando paso a los vehículos eléctricos.

Desde el 2009, Panamá cuenta con vehículos híbridos, auto de motor de combustión interna que alterna su uso con motores eléctricos, es decir, producen un mínimo de emisión de gases de efecto invernadero; que en conjunto con los eléctricos, se logrará de forma integral alcanzar las metas descritas. En un corto periodo la movilidad de estos tipos de auto, aunado a la eficiencia ambiental y económica, ayudará a reducir la emisión de GEI, especialmente, al obtener su energía de una matriz energética con creciente participación de fuentes renovables.

Sin embargo, ¿cómo el panameño puede tener acceso a este tipo de auto que por su naturaleza y complejidad puede ser un poco más costos?

El financiamiento de autos es una de las opciones ofrecidas en el mercado bancario, donde los bancos privados y estatales, se perfilan con tasas de interés competitivas entre los rangos de 5.50% a 8.00% para nacionales y extranjeros, y plazo que van de 72 hasta 90 meses. Por ejemplo, Caja de Ahorros desde el 2015 incursionó en el segmento de auto, posicionándose como el único banco estatal que ofrece la oportunidad de optar por un auto propio, beneficiando a miles personas desde su lanzamiento. Atendiendo a su compromiso ambiental y sostenible, “El Banco de la Familia Panameña” lanza su nuevo producto de financiamiento a autos ecológicos, convirtiéndose en el primer banco de la plaza local en crear productos y servicios que tengan un retorno a minimizar los efectos del cambio climático.

Esta nueva facilidad, incentivará a la población a adquirir vehículos que cumplen un rol de responsabilidad ambiental, que podrán adquirir con un abono mínimo del 25%, un plazo de 84 meses y una tasa competitiva del 4.50%, beneficios muy por debajo de los estándares actuales para autos de motor.

“En Caja de Ahorros nos comprometimos con las iniciativas y proyectos que aporten desde un aspecto institucional, ideológico y tecnológico a la sostenibilidad del planeta, por ello hemos creado un producto que fortalece nuestra huella positiva y refuerza nuestra plataforma de responsabilidad social, al ser el primer banco en incursionar en este segmento de servicios sustentables. En este 2020, nos convertimos en un banco más ecológico, aportando a las estrategias establecidas por el Gobierno Nacional, la Secretaria de Energía y brindando un impacto directo al punto 7: Energía Asequible y no contaminante, de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, indicó Andres Farrugia, gerente general de Caja de Ahorros.

Adquirir un auto o un bien, es un compromiso que conlleva análisis, asesoramiento y consultas para tomar la mejor decisión, pues será la vía que conectará nuestras vidas al mundo de la movilidad y accesibilidad, y su utilización tiene una consecuencia ambiental. Con el establecimiento de este tipo de soportes financieros que brinda Caja de Ahorros, se aporta a perpetuar el legado sostenible, ambiental y renovable que dejaremos a las futuras generaciones.

Pin It on Pinterest

Share This