Tener salud financiera nos ayuda a disminuir el estrés diario y nos sirve como una base para asegurar nuestra estabilidad económica.

Por Revista Summa

En definitiva, la subida del dólar en Latinoamérica ha puesto en un escenario retador a nuestras finanzas personales.  En países como Perú y Colombia, el dólar ya ha alcanzado nuevos máximos históricos. Frente a este contexto, es normal que aparezcan dudas sobre qué hacer con nuestro dinero.

Sin embargo, la supervivencia es un instinto que se manifiesta cotidianamente y la capacidad de adaptarse sale a flote. De hecho, las crisis son oportunidades para realizar cambios en nuestras vidas que quizás si hubiéramos seguido en automático no los consideraríamos necesarios.

Tener salud financiera nos ayuda a disminuir el estrés diario y nos sirve como una base para asegurar nuestra estabilidad económica. Por ello, el equipo de Kambista, casa de cambio digital, recomienda estas buenas prácticas para cuidar nuestro dinero frente a la subida de la moneda estadounidense.

  1. Haz un presupuesto

Aunque esto suene muy lógico, muchas personas no manejan un presupuesto de sus finanzas para monitorear sus ingresos y gastos mensuales. Para comenzar, puedes apoyarte de herramientas digitales como Excel o investigar sobre las distintas aplicaciones móviles que existen para monitorear tus gastos. Sin importar la opción que elijas, asegúrate que se acomode a tu estilo de vida y que te resulte práctica.

  1. Diversifica tus fuentes de ingresos

Si está dentro de tus posibilidades, crea una fuente de ingresos adicional con el fin de evitar riesgos en tus finanzas. Para ello, no necesitas otro trabajo, más bien, resaltar tus talentos y habilidades que te ayuden a generar ingresos adicionales. Por ejemplo, puedes ofrecer tus servicios como freelancer en el rubro en el que te especialices, dar asesorías en base a tu experiencia y conocimiento en un tema, entre otros. Una vez que lleves estas iniciativas a cabo, te darás cuenta del cambio positivo en tu economía personal. Si consigues un ingreso en dólares, mejor aún, ya que así tendrás mayor poder adquisitivo gracias al tipo de cambio actual.

  1. Paga tus deudas

Comienza haciendo una lista de todas tus deudas (tarjetas de crédito, crédito de auto o de propiedad, créditos educativos, etc.). Incluye el balance actual, el pago mínimo mensual y la tasa de interés. Luego, consulta tu presupuesto para determinar cuánto dinero puedes destinar al pago de tus deudas. Recuerda que cuando estás trabajando en la reducción de una deuda, es importante que tengas un “colchón” para pagar cualquier emergencia que pueda surgir en el camino. 

  1. No te endeudes: Evita incurrir en más deudas, recuerda que no deberías incrementar tus gastos pagando altos intereses, especialmente de tarjeta de crédito. En caso de que debas endeudarte por necesidad, procura que no sea en una moneda distinta a la de tus ingresos. De esta manera, podrás evitar estar expuesto a un incremento en el tipo de cambio.
  1. Elimina los gastos hormiga

Los gastos hormiga son imperceptibles, pero poco a poco impactan negativamente en tu economía. Cuando tomas consciencia sobre esto, puedes decidir evitar comprar ese café, pedir delivery a diario y disminuir todo gasto pequeño que no sea fundamental. Una manera sencilla de lograrlo es registrar todos tus gastos en una aplicación o donde mejor se te acomode para que puedas visualizarlos  y gestionarlos de manera más estratégica.

  1. Piensa a largo plazo: Si bien en estas semanas de crisis muchas empresas están realizando ofertas atractivas, trata de mantenerte dentro de tu presupuesto y no gastar de manera impulsiva. Recuerda que estamos viviendo un periodo de incertidumbre donde no se sabe lo que podría pasar a corto plazo con el dólar. Un ejercicio que podrías hacer es comparar tus ingresos y gastos reales contra lo que presupuestaste para este periodo y así mantenerte dentro de tu planificación. 

Pin It on Pinterest

Share This