El 25% de las exportaciones de Estados Unidos a la UE son al Reino Unido y el 25% de las oportunidades de licitaciones públicas en la UE están en el Reino Unido

Por La Prensa 

Estados Unidos admitió ayer que la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) afectará al valor del acuerdo de libre comercio e inversiones, conocido como TTIP, que negocian ambas partes desde hace tres años y que, a pesar de las dificultades, aún quieren concluir en 2016. “La lógica de estrategia económica para el TTIP sigue siendo fuerte. Al mismo tiempo, obviamente, una retirada del Reino Unido afectaría al valor del mercado de la UE”, recalcó el jefe negociador estadounidense, Dan Mullaney, en una rueda de prensa al término de la decimocuarta ronda de trabajos en Bruselas.

Aunque “vamos por buen camino en términos de tener textos sobre la mesa que están discutiendo los negociadores mientras buscan eliminar las diferencias”, señaló que, “en una negociación como esta, este tipo de cifras afectan al balance del potencial acuerdo”.“Seguimos analizando el impacto general”, agregó.

REINO UNIDO PESA

Mullaney recordó que el 25% de las exportaciones de Estados Unidos a la UE son al Reino Unido y el 25% de las oportunidades de licitaciones públicas en la UE están en el Reino Unido.“El Reino Unido es nuestro mayor mercado a nivel global para servicios”, añadió. Leer también: Brexit no impactará a la región según Moody’s 

“Imaginen que, en el caso de Estados Unidos, quizá el TTIP no se aplicase en California”, dijo, a la vez que pidió a las partes “reflexionar sobre ese tipo de acontecimientos”, en referencia al “Brexit”.Por su parte, el negociador jefe de la UE, Ignacio García Bercero, insistió en que la decisión de los británicos de irse de la UE “de ninguna manera va a retrasar las negociaciones del TTIP”.

“Por mi parte eso es exacto, en lo que se refiere al TTIP, como dijo el presidente (estadounidense, Barack Obama, en los márgenes de la cumbre de la OTAN en Varsovia) el pasado viernes, frente al ‘Brexit’ estamos comprometidos con concluir las negociaciones este año”, agregó Mullaney García Bercero sí que admitió que, de no lograr ese objetivo, “debería ser ciertamente posible concluir un acuerdo ambicioso entre EE.UU. y la UE dentro de un marco de tiempo razonable”.

Teniendo en cuenta las elecciones en noviembre en Estados Unidos y a partir del año próximo en países como Alemania y Francia, la idea es “llevar el TTIP lo más lejos posible para facilitar su conclusión, incluso si tiene que ser más tarde”, explicó.

“Esta semana tuvimos muy buenas reuniones, hicimos progresos, pero por supuesto que quedan pendientes muchos asuntos difíciles”, admitió el negociador europeo. Las partes se han propuesto consolidar el máximo posible de textos durante el verano (boreal), y en esta ronda dicen haber intercambiado gran número de documentos García Bercero reveló que, en acceso a mercados, aún no se ha llegado al nivel deseado por la UE en tarifas, servicios y licitaciones públicas.

Pin It on Pinterest

Share This