Se trata de un plan para unir el puerto brasileño de Santos con la terminal peruana de Ilo con un ferrocarril que tendría una longitud de 3.755 kilómetros

Por Panamá América

Los Gobiernos de Bolivia y Alemania firmaron este miércoles un «memorándum de entendimiento» con el propósito de impulsar el proyecto de construcción de un ferrocarril bioceánico que una puertos del Atlántico y Pacífico atravesando Suramérica.

El acuerdo fue firmado por el ministro boliviano de Obras Públicas, Milton Claros, y el viceministro alemán de Transportes, Rainer Bomba, en un acto en presencia del presidente Evo Morales y representantes de diferentes niveles de Paraguay, Perú y Brasil.

El gobernante boliviano dijo que la obra directa e indirectamente va a beneficiar a seis de los doce países de Suramérica, en un proceso de integración regional, pero también ayudará a mejorar las relaciones de América con otros continentes.

Se trata de un plan para unir el puerto brasileño de Santos con la terminal peruana de Ilo con un ferrocarril que tendría una longitud de 3.755 kilómetros, permitiendo la conexión del centro de Suramérica y facilitando las exportaciones hacia el Asia.

Además de Bolivia, Brasil y Perú, también se beneficiarían Paraguay, Uruguay y Argentina mediante la construcción de un ramal del ferrocarril desde territorio boliviano hacia una zona portuaria en suelo paraguayo vinculada a la hidrovía Paraguay-Paraná.

El mandatario insistió en que la obra puede llegar a constituirse en el canal de Panamá del siglo XXI y tendrá la misma importancia de las red vial de los incas conocida como el «Qhapaq Ñan».
Por su parte, la autoridad alemana sostuvo que existen al menos 40 empresas que están interesadas en este proyecto, la mayoría de las cuales llegó a La Paz estos días para explorar posibilidades de negocios en las áreas de transporte y logística.

«Es un proyecto del siglo, la presencia de 40 empresas alemanas aquí demuestra que Alemania no solamente está en esta fase de planificación, sino también estará en la fase de realización», manifestó el viceministro alemán.

En el encuentro de evaluación técnica también se reunieron los organismos financieros Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina de la CAF.

Bolivia y Paraguay, que no tienen salida directa al mar, son los principales motores del proyecto, que cuenta con el apoyo del vicepresidente peruano, Martín Vizcarra, quien sin embargo desistió de llegar a La Paz debido a los graves problemas provocados por las inundaciones en Perú, explicaron autoridades bolivianas.

La obra puede demandar una inversión de unos US$10.000 millones, igual a poco menos que un tercio del producto interior bruto de Bolivia, calculado en US$34.000 millones.

En el horizonte, el Gobierno de Bolivia ha adelantado que el proyecto necesitará de una alianza entre estados pero también con el sector privado para concretarse.

Pin It on Pinterest

Share This