US$40 millones están aún disponibles para otras entidades financieras públicas y privadas.

Por Revista Summa

El primer desembolso de US$10 millones, de los US$50 millones disponibles para la República de Costa Rica, como parte del del Programa Facilidad de Apoyo al Sector Financiero para el Financiamiento de la MIPYME, fue desembolsado a Banco Improsa.

Los recursos llegan a Banco Improsa para apoyar su estrategia de atención a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPYMEs) costarricenses y le permitirán ofrecer créditos con tasas fijas y más bajas que las convencionales, con amplios periodos de gracia y, adicionalmente, la posibilidad de acceder a un Fondo de Garantías en caso de que los solicitantes no cuenten con bienes para respaldar la totalidad de sus financiamientos.

Distintos sectores afectados por la pandemia ocasionada por la COVID-19, como el turismo, la producción agroalimentaria, la construcción y la industria creativa, entre otros, podrán acceder a los fondos de la Facilidad para financiar diferentes planes, mediante las instituciones financieras intermediarias del BCIE, como por ejemplo invertir en capital de trabajo, realizar reestructuración de pasivos, cancelar proveedores y realizar inversiones para adaptarse a la nueva normalidad.

“Las MIPYMEs en nuestra región son un motor productivo de gran importancia que se vio muy afectado por la reciente crisis sanitaria. Es por eso que el BCIE, como un voto de confianza a ellas y a su fuerza laboral, pone a su disposición estos fondos de Facilidad a través de las instituciones financieras autorizadas, tanto públicas como privadas”, explicó el Presidente Ejecutivo del BCIE, el Dr. Dante Mossi.

La Facilidad de Apoyo al Sector Financiero para el Financiamiento a las MIPYMEs es parte del Programa de Emergencia de Apoyo y Preparación ante el COVID-19 y la Reactivación Económica de la región, el cual fue aprobado por el Banco en marzo de 2020 como apoyo al sector privado de la región y cuenta con recursos tanto del BCIE, como del Gobierno de Alemania a través de KfW, de la Unión Europea y de ICDF de Taiwán.

En el caso de Costa Rica, las autoridades del Banco se encuentran en conversaciones con varias instituciones financieras autorizadas que también pueden acceder a los fondos restantes por un monto de hasta US$40 millones, para ponerlos a disposición de sus clientes MIPYMEs actuales y potenciales.

Pin It on Pinterest

Share This