En la actualidad, esta entidad beneficia a más de 41 mil personas en condiciones de pobreza extrema.

Por Revista Summa

Kimberly-Clark, líder en fabricación de productos esenciales para una vida mejor, llevó a cabo recientemente su primer voluntariado presencial del 2021 en conjunto con el Banco de Alimentos, aliado estratégico de la compañía en América Latina.

Precisamente, esta primera jornada de voluntariado presencial consiste en realizar tareas de orden y distribución de los productos de primera necesidad en las bodegas del Banco ubicadas en el país. Durante esta actividad participaron colaboradores del área de Cadena de Abastecimiento de Kimberly-Clark, Costa Rica.

Durante el 2020, Kimberly-Clark entregó al Banco de Alimentos productos esenciales equivalentes a USD$500.000 en Latinoamérica Norte. En Costa Rica, la donación fue de alrededor de 100 mil unidades de producto entre pañales, toallas sanitarias y papel higiénico.

“El apoyo de Kimberly-Clark es clave porque sirve de ejemplo para que otras compañías donen sus productos y se unan a colaborar con jornadas de voluntariado para beneficiar a personas que verdaderamente lo necesitan”, enfatizó Francia Linares, directora ejecutiva del Banco de Alimentos en Costa Rica.

“Por el tipo de productos que nos donó Kimberly-Clark, podemos distribuirlo en casi todos los grupos de población. Las toallas sanitarias las destinamos a organizaciones sociales que atienden mujeres y el papel higiénico lo enviamos a grupos de adultos mayores, niños y personas refugiadas”, añadió Linares.

El equipo de servicios médicos y seguridad laboral de Kimberly-Clark trabajó en conjunto con los encargados del Banco para asegurar que los colaboradores cumplan con los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud, con el fin de prevenir el contagio del COVID-19 durante la jornada de voluntariado.

“La prioridad de Kimberly-Clark es la salud y seguridad de sus colaboradores, clientes, consumidores y comunidad. La compañía está comprometida con dejar un legado en las comunidades donde opera. Por eso, uno de nuestros aliados estratégicos es el Banco de Alimentos, a quienes destinamos donaciones de producto y trabajo voluntario que nos permite
llegar a decenas de personas en condiciones vulnerables. Eso significa incrementar el impacto y dar un paso más allá en nuestro compromiso para llevar artículos esenciales a quienes más lo necesitan”, comentó Fernando Laghi, gerente general Costa Rica y Panamá.

Además de la colaboración en conjunto con el Banco de Alimentos, Kimberly-Clark también desarrolla jornadas de voluntariado en programas de responsabilidad social como es el caso de Baños Cambian Vidas, cuyo propósito es mejorar la salud de las poblaciones vulnerables por medio del acceso a condiciones sanitarias básicas en comunidades más carentes.

Durante el 2020, la compañía realizó voluntariados virtuales con el fin de educar a los familiares de nuestros colaboradores sobre la prevención del COVID-19 y además, para mantener el compromiso con este tipo de trabajo voluntario.

La compañía tiene como meta retomar este año las jornadas de voluntariado del programa AmbientaDOS en Costa Rica y, también, apoyar a Bancos de Alimentos en la región.

Kimberly-Clark y sus marcas invierten anualmente para desarrollar proyectos que generen conciencia en sus consumidores en temas ambientales y sociales, así como promover el involucramiento directo del equipo en las jornadas de voluntariado que se realizan.

Pin It on Pinterest

Share This