La plataforma financiera panameña lleva varios años bajo la lupa de distintos organismos internacionales por su supuesta falta de transparencia.

Por La Estrella

La banca panameña está «animada» y no se verá «afectada» por la reciente inclusión de Panamá en una lista negra de paraísos fiscales de la Comisión Europea (CE), aseguró este jueves a Efe el presidente del principal banco estatal del país, Rolando de León.

«Estamos dejando pasar el anuncio (de la CE) como si fuese una noticia más. No va a tener ninguna incidencia en la actividad que desarrollamos aquí en Panamá», insistió el ejecutivo del Banco Nacional de Panamá (BNP).

La Comisión Europea publicó el miércoles una nueva lista de 22 países o jurisdicciones externos al bloque comunitario que luchan de forma insuficiente contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, entre los que se encuentran Panamá, Arabia Saudí, Irán, Puerto Rico o Bahamas.

La inclusión en el listado, que aún tiene que ser aprobado en un plazo de un mes por el Parlamento y el Consejo europeos, no implica sanciones contra los países señalados, pero la comisión sí puede requerir controles adicionales a sus bancos.

El centro bancario de Panamá, una importante plaza financiera en la región, cuenta con casi un centenar de instituciones nacionales y extranjeras y representa cerca del 10 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

La comisaria europea de Justicia, Vera Jourová, reconoció el mismo miércoles que hay reticencias entre algunos países europeos, entre ellos España y Reino Unido, y que no cree que la lista vaya a conseguir una mayoría cualificada para ser aprobada.

«Nos alegró mucho que varios gobiernos internacionales han dicho que esa lista no tiene ningún fundamento, que no fue elaborada con ningún criterio realmente constructivo y que no le hiciéramos caso», apuntó De León.

«El más contundente fue el gobierno de Estados Unidos», agregó a Acan-Efe el presidente del BNP, entidad que realiza algunas funciones propias de un banco central, aunque no puede emitir billetes ya que la moneda de curso legal en Panamá es el dólar estadounidense.

Tras el anuncio, el Gobierno panameño llamó a consultas a su embajador ante la UE y denunció que el proceso de elaboración de la lista ha sido «opaco» y se basa en información «desactualizada», ya que el país ha acometido en los últimos años «importantes avances» en materia de transparencia financiera.

Entre esas acciones, mencionó la Ley 23 -que se conoce como «Ley Antiblanqueo» y regula ciertas actividades no financieras como casinos, inmobiliarias, zonas libres o bufetes de abogados- y la penalización con cárcel de la evasión fiscal.

«No vamos a permitir acusaciones falsas y ataques a nuestra plataforma», dijo este la vicepresidenta y canciller, Isabel de Saint Malo, en un congreso bancario.

La plataforma financiera panameña lleva varios años bajo la lupa de distintos organismos internacionales por su supuesta falta de transparencia, especialmente, tras el escándalo de los denominados papeles de Panamá en abril de 2016.

Panamá fue incluido en diciembre de 2017 en otra lista negra elaborada por los ministros de Economía y Finanzas de la UE, aunque fue excluido un mes después, mientras que permanece en la lista de paraísos fiscales de Francia.

Pin It on Pinterest

Share This