El CIO del futuro opera en la intersección entre TI y RRHH.

Por: Juan Pablo Jiménez, Vicepresidente de Citrix para Latinoamérica y el Caribe

Gestionar de forma adecuada a la fuerza laboral es un reto para todas las compañías. Cómo retener a los mejores talentos e impulsar al staff para que estén motivados, puedan innovar, sean productivos y estén comprometidos, es la batalla que toda empresa busca ganar en un mercado de talentos cada vez más competitivo. En este contexto, comenzaron a aparecer cada vez más beneficios- conocidos como salario emocional- que van desde flexibilidad horaria, gimnasio pago, posibilidad de hacer cursos y mucho más. Pero, ¿qué es lo que realmente necesitan los empleados para ser productivos y estar comprometidos?

La respuesta es una experiencia positiva de trabajo. Según un estudio reciente realizado en 8 países por la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU) y patrocinado por Citrix, la experiencia de los empleados está en el radar de gestión de las empresas y es un tema de discusión de la alta dirección del 81% de las empresas encuestadas. Si bien la experiencia del usuario atraviesa varias facetas de la organización dentro del nivel gerencial son los líderes de RRHH quienes suelen asumir esta responsabilidad, mientras que el CIO es el rol que menos suele adueñarse de gestionar la experiencia del empleado.

En la vida organizacional, hasta hoy, los departamentos de TI y RRHH trabajan de forma separada o con alguna colaboración en temas muy puntuales. Pero el CIO del futuro opera en la intersección de TI y RRHH; es decir, el CIO no se podrá dar el lujo de no conocer a los empleados, y deberá familiarizarse con factores humanos como el compromiso y el bienestar.

Así como el líder de RRHH deberá tener mucho más presente a la tecnología como un recurso disponible para mejorar procesos y simplificar tareas. El primer paso para avanzar hacia esto es que ambos líderes vean la transformación digital como un proyecto compartido. Y luego, que puedan establecer indicadores clave de rendimiento utilizados tanto por TI como por RRHH para medir aspectos de la experiencia de los empleados.

La tecnología tiene un rol clave en la experiencia del empleado; siendo, según el estudio, un impulsor fundamental de la productividad y el compromiso. Específicamente estos son los principales aportes de la tecnología a la experiencia:

● La facilidad de acceso a la información necesaria para trabajar (47 %)
● Aplicaciones que son fáciles de usar (39 %)
● Una experiencia de usuario similar a la del consumidor (33 %)
● La posibilidad de trabajar desde cualquier sitio (43 %)
● La posibilidad de elegir el dispositivo (32 %)

Es por esto que el CIO asume un rol de liderazgo en mejorar la experiencia de trabajo. Y tanto él como su departamento deben prepararse para habilitar una colaboración real con recursos humanos. Sólo de esta manera se podrá avanzar en crear una experiencia positiva de trabajo para el staff bajo una mirada holística, donde la inversión en TI esté guiada por las necesidades humanas y donde el objetivo sea ayudar a los empleados a alcanzar su máximo potencial.

Pin It on Pinterest

Share This