El Banco Central evalúa de manera permanente el comportamiento del mercado cambiario, y toma las medidas necesarias para evitar fluctuaciones violentas en el tipo de cambio.

Por Revista Summa

Entre el 17 de agosto y el 3 de setiembre el precio del dólar estadounidense tuvo un aumento de 2,4% (la variación acumulada en el año ha sido de 2,0% y la interanual de 0,9%). El aumento fue más rápido a partir del 27 de agosto, lo que llevó al Banco Central de Costa Rica (BCCR) a intervenir con ventas de divisas por un monto acumulado de US$42 millones (equivalente a 0,5% del saldo de sus Reservas Internacionales Netas).

En relación con estos hechos, el Banco Central considera pertinente hacer las siguientes observaciones:

a) Movimientos al alza y a la baja en el tipo de cambio son propios del régimen monetario vigente en el país: un régimen de metas de inflación.

b) La dirección del ajuste del tipo de cambio observado en días recientes es consecuente con la regularidad del mercado privado de cambios, que en esta época del año suele mostrar una menor disponibilidad neta de divisas. También es congruente con el aumento observado en este mes de agosto de las expectativas de variación cambiaria, influidas en parte por la incertidumbre que genera el deterioro de las finanzas públicas y la ausencia, hasta la fecha, de un acuerdo legislativo para darle una solución clara y firme a este problema, en un contexto de alza en tasas de interés internacionales.

c) El Banco Central evalúa de manera permanente el comportamiento del mercado cambiario, y toma las medidas necesarias para evitar fluctuaciones violentas en el tipo de cambio, en acato del mandato establecido en el artículo 87 de su Ley Orgánica.

d) Con sus intervenciones recientes, el Banco Central ha buscado que, en un contexto de mayor flexibilidad cambiaria, los ajustes en el tipo de cambio sean graduales y ordenados, contribuyendo de esa forma a mejorar el proceso de formación de precios en el mercado cambiario.e) De ser necesario, el Banco Central continuará participando en el mercado en procura de evitar movimientos abruptos en el tipo de cambio.

f) El Banco Central reitera a los agentes económicos su recomendación de que, en las decisiones de consumo, ahorro e inversión, consideren la existencia de riesgo cambiario. La historia de la última década muestra que episodios de rápido incremento en el tipo de cambio (2008, 2014, 2017 y 2018) fueron seguidos por ajustes a la baja igualmente acelerados. Este fenómeno de sobrerreacción es característico de los mercados cambiarios, y ha sido ampliamente documentado por la literatura económica.

Pin It on Pinterest

Share This