La agricultura y los ricos recursos naturales del hemisferio constituyen una base privilegiada para una “industrialización inteligente”.

Por Mundo Ejecutivo 

El continente americano y sus zonas menos desarrolladas están frente a una gran oportunidad de hacerse aún más relevantes para el comercio mundial y para el garante fundamental de la seguridad alimentaria y nutricional del planeta, según afirmó el argentino Manuel Otero.

Al asumir el cargo como director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) para el período 2018-2022, expuso que la agricultura y los ricos recursos naturales del hemisferio constituyen una base privilegiada para una “industrialización inteligente” que permita alcanzar uno de los objetivos del Instituto: el bienestar de las poblaciones rurales, claves para la seguridad alimentaria.

“Nuestra América debe ser una gran fábrica de alimentos procesados, bioenergías, probióticos, nutraceuticos y biomateriales. Se trata de una industrialización inteligente a partir de los recursos biológicos que, apoyada en la ciencia y la tecnología, promueva mayor diversidad sectorial,competitividad internacional y generación de empleo”, dijo Otero.

De acuerdo con un comunicado fechado en San José, añadió que velará por el bienestar de las zonas rurales, y manifestó su interés por trabajar con los países de menor desarrollo para contribuir a mitigar la desigualdad del continente americano.

El organismo internacional señaló que Otero fue electo en octubre por decisión unánime de los ministros de Agricultura del hemisferio durante la XIX Reunión de la Junta Interamericana de Agricultura, efectuada en la sede central del IICA.

Otero, quien sucede en el cargo al ingeniero agrónomo mexicano Víctor Villalobos, cuenta con experiencia profesional en los campos de la ciencia y la tecnología, el comercio y la sanidad agropecuaria, el fortalecimiento institucional y la cooperación internacional.

Asimismo, se ha desempeñado como consejero agrícola de la Secretaría de Agricultura de Argentina, con sede en Washington D.C. y ejerció también el cargo de vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Argentina.

Además, su trayectoria en el IICA es de 27 años, al iniciar en 1988 como representante en Brasil y luego ocupó otros cargos en la sede central, como asesor del director general, director de Programación y Evaluación, director del Centro Regional Andino, representante en Uruguay y nuevamente en Brasil.

Pin It on Pinterest

Share This