Cámara afirma que la seguridad jurídica debe prevalecer ante cualquier situación.

Por Revista Summa

En reacción con algunas decisiones que se han presentado en las últimas semanas, en las que el Gobierno ha comprometido el accionar de instituciones de gran prestigionacional e internacional, la Cámara Costarricense – Norteamericana de Comercio (AmCham) rechaza esta situación y recuerda la importancia de anteponer la seguridad jurídica y el respeto al Estado de Derecho, elementos primordiales para el fortalecimiento del clima de negocios del país.

Para AmCham, es preocupante que el Gobierno de la República comprometa el accionar de instituciones como PROCOMER o el Ministerio de Hacienda, incluyéndolas dentro de compromisos asumidos con un grupo de presión, promoviendo la ejecución de operaciones de control extraordinarias e innecesarias.

Acciones como las expuestas atentan contra la seguridad jurídica y, consecuentemente, contra el clima de inversión y la generación de empleo en el país, ya que, por ejemplo, empresas como el Centro de Excelencia (COE) de UBER, que opera en el Régimen de Zona Franca y emplea a más de 500 personas con edades entre 18 y 34 años, se ven afectadas por intervenciones provocadas por compromisos políticos.

Elías Soley, presidente de AmCham, hizo un respetuoso llamado al Gobierno con el fin de que se eviten este tipo de acciones que pueden comprometer la imagen del país, lesionando la buena reputación de Costa Rica como un sitio en que la Inversión Extranjera Directa es bienvenida. Asimismo, enfatizó que, en el caso concreto del servicio de movilidad colaborativa que opera desde la plataforma tecnológica de UBER y no tiene que ver con el COE que trabaja en Zona Franca, debe buscarse una solución inmediata, proveniente de un diálogo integral que involucre al sector productivo y a los usuarios del servicio.

“En un caso como el de movilidad colaborativa facilitada por la plataforma de UBER, el Gobierno debería reunir a todos los sectores, incluyendo al operador del servicio, a los usuarios y a los socios transportistas; y no discutir el tema de forma bilateral con el gremio de los taxistas, quienes no tienen el conocimiento de la operación, ni del servicio de este sector. Asimismo, como en todo servicio, la discusión debe darse en función al usuario, considerando sus necesidades y demandas. Sobre este caso en concreto, en AmCham consideramos que debemos definir escenarios en los que busquemos como “uberizar” al taxi y no como “taxificar” al Uber”, comentó Soley.

San José es la segunda ciudad a nivel mundial con mayor penetración de movilidad colaborativa per cápita. Por lo tanto, es fundamental que la regulación se modernice y facilite la incorporación de estas plataformas tecnológicas que demandan los usuarios y promueven nuevos emprendimientos en el sector productivo.

Pin It on Pinterest

Share This