El 41% de los CEO anticipa que su organización se trasformará significativamente durante los próximos 3 años

Por Revista Summa

La innovación en las empresas es una capacidad con gran potencial. No solo se trata de llevar al mercado nuevos productos y servicios, sino también en mejorar la experiencia del cliente, reinventar el modelo de negocio o mejorar procesos. Las necesidades de la organización, sus metas, sus ambiciones y su propósito son factores determinantes para definir el calibre de la agenda de innovación y transformación.

El ranking del subíndice de innovación y sofisticación del Foro Económico Mundial, ubica a Estados Unidos en el puesto 2, Canadá en el 25, España en el 32, Chile en el 33, Panamá en el 42, México en el 51, Costa Rica en el 54 y Colombia en el 61. Es de resaltar que, gracias al trabajo del gobierno y los empresarios, Colombia ha escalado su posición en el ranking de competitividad, pues pasó del puesto 69 en 2012 al puesto 61 en 2016.

Pese a los grandes avances y logros alcanzados, Iván Maldonado, Gerente de KPMG Colombia plantea que es necesario preguntarse si estos son suficientes en un mundo totalmente globalizado e interconectado “¿en realidad se aprovecha al máximo el potencial de la innovación? ¿Las empresas son altamente visionarias como para no quedarse atrás en la competencia global?”

Para él se hace importante reflexionar alrededor de la innovación como herramienta para transformar los modelos de negocio y operación de las empresas, y en pro de mejorar la experiencia del cliente.

Dentro de este marco, el estudio de KPMG Global CEO Outlook 2016 identificó cinco principales preocupaciones entre los empresarios:

1. Lealtad de los clientes (88%)

2. Impacto del comportamiento de la economía en la empresa (88%)

3. Disrupción y nuevas tecnologías (86%)

4. El impacto de los Millennials en el mercado y su empresa (86%)

5. Perder negocios con los competidores actuales (85%)

“Estas inquietudes, sumadas a las fuerzas globales de cambio, han generado que las organizaciones estén en permanente estado de evolución” añadió Iván Maldonado. Los estudios de KPMG determinaron que el 41% de los CEO anticipa que su organización se trasformará significativamente durante los próximos 3 años, el 93% de las multinacionales basadas en Estados Unidos se encuentran desarrollando iniciativas de transformación organizacional y solo el 47% de los presidentes de estas empresas, consideran que cuentan con un proceso de innovación bien estructurado.

Teniendo en cuenta estas cifras y la dinámica que conllevan los ecosistemas innovadores alrededor del mundo, se tiene por delante un gran reto para seguir avanzando en todos los procesos de transformación e innovación.

Bajo este direccionamiento, KPMG recomienda que para realizar un proceso de trasformación innovador y sostenible se debe tener en cuenta:

  • Hacer de los clientes y consumidores el centro de sus acciones.
  • Escuchar a sus clientes, consumidores, empleados y colaboradores.
  • Validar permanentemente en el mercado la relevancia de productos y servicios.
  • Mejorar la capacidad creativa y de generación de ideas de la organización.
  • Mejorar la capacidad de implementación y de gestión de proyectos.
  • Monitorear permanentemente el desarrollo y evolución de nuevas tecnologías.
  • Identificar y monitorear empresas de base tecnológica que puedan impactar su negocio.
  • Participar activamente en un ecosistema innovador.

“Para maximizar el impacto de estas iniciativas, se requiere de la apertura y del trabajo en equipo de los colaboradores de la empresa, de los actores de todo el encadenamiento productivo, de las universidades, del gobierno y, por supuesto, de cada uno de los empresarios como líderes de una visión de cambio, evolución e innovación” puntualizó Iván Maldonado de KPMG.

Pin It on Pinterest

Share This