Este es el primer año en que el AIJS transforma en otros objetos los artículos retirados a pasajeros por las autoridades, como botellas de agua, botellas de licor, cremas y perfumes, que por temas de seguridad de la aviación no pueden ser ingresados en el vuelo.

Por Revista Summa

Cerca de dos toneladas de objetos retirados a pasajeros en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) han sido reciclados en los primeros cuatro meses del 2022, el primer año en que se implementa este proceso de transformación de artículos que son retirados a los pasajeros por la Policía Aeroportuaria en los filtros de seguridad, los cuales antes se disponían como residuos ordinarios y eran enviados al relleno sanitario.

La iniciativa forma parte del Programa de Gestión Integral de Residuos del AIJS, que consiste en brindarle a los residuos un mejor tratamiento para recuperar la mayor cantidad de envases, ya que en la terminal aérea se retiran principalmente botellas de agua, botellas de licor, cremas y perfumes.

“Desde AERIS, gestor del aeropuerto, estamos comprometidos con ofrecer un ambiente saludable y sostenible en nuestras instalaciones, potenciando la mejora continua en todos nuestros procesos y prácticas ambientales, incentivando el manejo de residuos como práctica empresarial estratégica, en cumplimiento con los requerimientos de la normativa nacional”, aseguró Adriana Bejarano, jefe de Ambiente, Salud y Seguridad de AERIS Costa Rica.

Hasta abril de este año, se reciclaron 1.984 kilogramos (Kg) de material retirado. Precisamente, en ese mes se recolectó la mayor cantidad de material con 850 kilogramos.

Transformación de residuos

El plástico delgado Polietileno Tereftalato (botellas de agua, refrescos y algunos perfumes), así como el plástico grueso polietileno de alta densidad (envases para detergentes y contenedores de basura, entre otros) son ingresados a un molino donde son triturados y salen transformados en forma de bolitas de resina. Este proceso se realiza mediante una empresa contratada por otra compañía especialista en residuos. Posteriormente, esta última las convierte en botellas nuevas o galones.

El plástico de botellas de cremas, shampoo, bloqueador y geles se podrá reciclar únicamente cuando el envase esté completamente limpio y seco, por lo que, si el envase no está en esas condiciones, se procede a llevar los residuos a co-procesar a una compañía cementera, donde es utilizado como generación de energía o para la creación de cemento.

Mientras que para reciclar el vidrio que proviene de los decomisos se deben separar las botellas entre las de color y las transparentes. Luego, la empresa encargada de brindar el tratamiento a este tipo de residuos funde el vidrio a altas temperaturas, y las convierte en nuevas botellas.

Sobre el aluminio, actualmente en Costa Rica no hay una empresa que se encargue de brindar el proceso correspondiente a este tipo de residuo; sin embargo, el material es trasladado a un centro de acopio, donde se alista y es exportado para que se le termine de dar el tratamiento adecuado.

Donación de objetos perdidos

Los artículos que resultan perdidos por pasajeros en el AIJS tienen un proceso distinto, ya que son donados de conformidad con el programa de donaciones de la empresa.

De acuerdo con información de la Oficina de Operaciones y Seguridad (OPS), entre los principales objetos perdidos por los pasajeros se encuentran: almohadas de cuello, punzocortantes, botellas, abrigos, herramientas, gorras y sombreros.

Cuando un artículo es catalogado como perdido en el AIJS, la Policía Aeroportuaria procede a registrarlo en un inventario que se realiza de manera diaria, y luego lo traslada a la oficina de operaciones. El plazo máximo para retirar estos objetos es de dos semanas, si en ese periodo los artículos no son reclamados se almacenan en una bodega, donde se determinará si serán donados, como la mayoría, o desechados.

“Como muchos de estos artículos no son reclamados por sus dueños, son donados con el fin de que sean aprovechados por otras personas para quienes resultan necesarios. Consideramos que es una manera de contribuir con otras instituciones y de brindarle una segunda oportunidad a estos objetos, en vez de solamente almacenarlos o desecharlos”, comentó Bejarano.

Pin It on Pinterest

Share This