Para ALA, no hay que prohibir «ningún tipo de vuelo».

Por EFE

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) defiende que prohibir los vuelos cortos, si fuera posible, únicamente reduciría las emisiones de CO2 producidas por la aviación comercial en un máximo de un 4 %, y, por lo tanto, sería una medida poco eficaz para combatir el cambio climático.

Así lo ha defendido en una entrevista con Efe Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aérea (ALA),- que integra más 80 aerolíneas que operan en España-, que ve también difícil prohibir todos los vuelos cuyos trayectos puedan realizarse en tren en menos de dos horas y media, lo que podría estar en el entorno de los 500 kilómetros.

Citando datos de Eurocontrol (la organización europea para la seguridad de la navegación aérea), Gándara ha explicado que los vuelos cortos son responsables de sólo el 4,3 % de las emisiones de la aviación comercial, de forma que si se prohibiera el 100 % de ellos, si eso fuera posible en todos los casos, «quedaría el 96 % del problema sin resolver».

Según ha dicho, en España sólo hay cinco rutas donde hay una alternativa de tren de alta velocidad en tres horas (Madrid con Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga y Sevilla), pero esas rutas representan menos del 1 % de las emisiones de la aviación comercial en España.

Gándara, que asegura que en los últimos trece años ya ha habido una «transición natural» del avión al tren en esas rutas de corto radio, recuerda que también hay pasajeros en conexión, que van, por ejemplo, de Valencia a Nueva York vía Madrid.

Esos pasajeros, apunta, ante la falta de un tren que llegue directamente al aeropuerto o de alguna alternativa para que su maleta llegue a Nueva York sin ocuparse de ella en el aeropuerto de tránsito, seguirán volando, pero en lugar de por Madrid lo harán vía Ámsterdam o Fráncfort.

Para ALA, no hay que prohibir «ningún tipo de vuelo», sino fomentar que cada vez se use más el tren para esos trayectos, sin dejar de «mantener la conectividad y la competitividad de España como ‘hub'».

Por eso, la alternativa de ALA para conseguir las emisiones netas cero en la aviación comercial en 2050 pasa por ir introduciendo hasta entonces tecnologías y combustibles alternativos en la aviación.

Igualmente Gándara ve necesario implantar «de una vez por todas el ‘cielo único europeo'», que evitaría volar en «zig zag» como ahora por la fragmentación del espacio aéreo, reduciendo así «el 10 % de las emisiones de la aviación comercial en Europa».

Pin It on Pinterest

Share This