Con una inversión de US$1 millón, los planes de crecimiento incluyen la próxima apertura de un segundo local, presencia en varios centros comerciales y venta de producto en supermercados.

Por Revista Summa

Dippin’ Dots, la famosa marca de helados de “bolitas” abre su primera tienda en Costa Rica, que además es el inicio de su expansión por América Latina.

La cadena llega a Costa Rica con la empresa costarricense Oasis Group, quien empezó la negociación para obtener la franquicia en 2013. El establecimiento de la franquicia en el país implicó una inversión cercana al US$1 millón y la contratación inicial de 30 trabajadores.

Helados Dippin'DotsDippin’ Dots son esferas de diferentes sabores a base de leche y nieve. Se elaboran mediante un proceso de congelamiento criogénico de alta tecnología que emplea nitrógeno líquido a -207 grados Celsius, método único en la industria del helado.

Después se almacenadas en cámaras especiales donde se mantienen a una temperatura de -30 grados Celsius, preservando la textura, la forma y el sabor.

“Conocimos la marca en un viaje con nuestros hijos y les pareció única la sensación congelada y la diversión de comer helado en bolitas. Así nació la idea de llevar este producto al país”, comentó Mónica Rojas Calleja, gerente general de Oasis Group.

Crecimiento local

Los planes de crecimiento incluyen la apertura de una segunda tienda en este mismo año. Además, se venderán en los supermercados Automercado, en los cuales se instalarán los congeladores especiales que permiten mantener la temperatura estos helados.

Mónica Rojas y José Badilla, propietarios de Grupo OasisPróximamente, la marca también estará presente en varios centros comerciales, así como en otras ciudades del centro de Costa Rica. Estos empresarios esperan contar con unos 35 puntos de venta para los próximos meses. Además, como parte de este proceso de expansión, Oasis subfranquiciará algunas tiendas. El costo aproximado de esta franquicia oscila entre US$30.000 y US$35.000.

Esta firma debe importar todas las máquinas y hasta la materia prima, por eso otro de los proyectos de crecimiento es la posible construcción de una planta de manufactura de estos helados en Costa Rica y que abastezca desde México hasta Panamá y República Dominicana, confirma José Badilla, propietario de la empresa.

Pura diversión

La venta de estos helados inició en 1988 en Kentucky, Estados Unidos, y fueron desarrolladas por Curt Jones, un microbiólogo que usó su conocimiento de criogenia para crear el método de elaboración de este producto.

Además de Estados Unidos, esta empresa tienen puntos de venta en Rusia, Grecia, Canadá, Corea del Sur, Japón, Filipinas, Singapur, Australia y ahora en Costa Rica. A mediados de año abrirá en Chile.

Blaire Lipert, director de parques y servicios, y Nate Heider, jefe de Investigación y Desarrollo de Dippin’ Dots, dicen que el gran éxito de esta cadena de heladerías es la experiencia que ofrecen. “Son divertidos, se ven diferentes, saben bien y tienen buena calidad. Nosotros creamos sonrisas y qué mejor garantía de éxito que los clientes sean felices con nuestro productos”, indican.

Pin It on Pinterest

Share This