Independientemente del género, los males cardíacos se están convirtiendo en los padecimientos más frecuentes entre los ejecutivos. La dieta y el control del estrés son fundamentales para paliar esos males.

Por Luis Solís / @Luis_Summa

Seamos sinceros, en estos tiempos, si un profesional quiere ser exitoso debe trabajar intensamente. En este proceso, la persona va descuidando su alimentación y su estrés va aumentando a niveles insostenibles. Esta combinación peligrosa está cobrando la factura y cada vez más personas sufren de malos cardíacos.

Cristina Pravia, doctora del departamento de Medicina Interna del Cleveland Clinic Florida, dice que la enfermedad cardiovascular (ECV) constituye la primera causa de muerte en los países industrializados. La aterosclerosis, o “endurecimiento de las arterias” debido a la acumulación de placa formada por grasa, es su causa principal.

Juan Pablo Solís, cardiólogo de la Torre Médica Momentum Pinares en Costa Rica, explica que por el ritmo de vida actual, las altas cargas de trabajo, malos hábitos dietéticos y el sedentarismo, hay liberaciones constantes de adrenalina que han llevado a un aumento de cardiopatías en los ejecutivos. Se estima que la incidencia de problemas cardiacos en estas personas son mayores que en la población general, llegando a tasas de hasta el 10%.

Atención médica durante un infarto.

Atención médica durante un infarto.

Los males cardíacos no discriminan

Cristina afirma que la enfermedad coronaria se considera un padecimiento que afecta principalmente a los hombres. “La realidad es que más mujeres que hombres mueren cada año por enfermedad cardiovascular. La enfermedad coronaria mata más mujeres que cáncer (incluyendo cáncer de mama), Alzheimer y accidentes”, señala.

Por otro lado, es un hecho que la prevalencia de enfermedades cardiovasculares aumenta con los años. La edad promedio a la cual se produce un infarto al miocardio son los 64 años en hombres y 70 en mujeres. “Solo que en los últimos años hemos visto un aumento en la incidencia de eventos cardiovasculares en personas más jóvenes”, indica.

La doctora agrega que hay otros posibles factores de riesgo, como el estrés mental y emocional, cuyo impacto en la salud cardíaca es más difícil de cuantificar. “Sabemos que hay situaciones de estrés emocional extremo (muerte de un ser querido, por ejemplo) que pueden producir un debilitamiento súbito en la función del corazón, condición conocida como cardiopatía por estrés. Tenemos también evidencia que sugiere que otros factores que impactan el diario vivir, como tensión emocional y mental, frustración, enojo y tristeza, pueden aumentar el riesgo de sufrir un infarto al miocardio. Los ejecutivos, al estar expuestos a altos niveles de estrés, deben conversar con sus médicos acerca de esto, y tratar de determinar si está afectando la salud cardiovascular”, enfatiza.

 

Cuidados médicos.

Cuidados médicos.

Señales de una enfermedad cardiovascular

Juan Pablo Díaz, cardiólogo de la Torre Médica Momentum Pinares en Costa Rica, indica que hay que poner atención a molestias como:

  • Fatiga extrema.
  • Falta de aire al caminar cortas distancias.
  • Dolores en el pecho.

¿Qué podemos hacer para prevenir la enfermedad cardiovascular?

Cristina Pravia, doctora del departamento de Medicina Interna del Cleveland Clinic Florida, sostiene que lo más importante para cuidar el corazón es mejorar el estilo de vida:

  • Dieta adecuada
  • Ejercicio al menos tres veces por semana
  • Evitar el sobrepeso

En segundo lugar, analizar los factores de riesgo más importantes que contribuyen al desarrollo de enfermedad cardiovascular (ECV):

  • Ejercicio: sólo la mitad de adultos logran la meta establecida de 150 minutos de ejercicio (o más) moderado o 75 minutos intenso cada semana.
  • Nutrición: el factor de riesgo número uno de muertes y discapacidad es la mala calidad de la dieta. Comer muy poca cantidad de frutas, granos, nueces, granos, vegetales, pescado o comer comidas con demasiado sodio (o más de 2g al día).
  • Diabetes mellitus.
  • Obesidad
  • Hipertensión arterial.
  • Síndrome metabólico.
  • Historia familiar: Las personas que tengan un padre con enfermedad coronaria prematura (padre con un infarto o muerte súbita antes de los 55 años, o madre antes de los 65 años) tiene riesgo para desarrollar enfermedad coronaria. Es importante discutir esto con el médico para valorar la posible utilidad de exámenes que pueden detectar la enfermedad coronaria antes de que cause un evento.

Pin It on Pinterest

Share This