En este momento, la empresa productora y exportadora de café gourmet Café Britt está valorando la posibilidad de volver emitir bonos en el mercado bursátil costarricense, informó El Financiero.

Sin embargo, no es la única que lo está considerando. Cinco compañías dedicadas a la banca de inversión confirmaron que hay 13 empresas privadas con planes avanzados para lanzar títulos en el 2010.

De repente el mercado de valores está seduciendo a las compañías costarricenses, así nos confirmaron varios expertos.

La principal razón tiene que ver con la crisis económica que vivió el país en el 2009. El hecho de que algunos bancos cerrarán líneas de crédito e impusieran más requisitos por otorgar recursos convenció a los empresarios de que no pueden depender de un solo mecanismo de fondeo y el mercado bursátil ofrece una opción para obtener recursos a largo plazo.

«Estoy convencido de que es buen momento para salir a emitir», anunció Marco Garro, presidente de la firma Finanzas Estructuradas.

Sin embargo, aún siguen vigentes algunos obstáculos que hace que los empresarios piensen dos veces esa opción. El principal tiene que ver con el largo y tortuoso proceso de inscripción en la Superintendencia General de Valores (Sugeval).

Fuerte coqueteo

El Financiero consultó a varias entidades y firmas especializadas los motivos por los cuales ahora los empresarios están mirando con otros ojos al mercado bursátil.

El Banco Nacional, la Bolsa Nacional de Valores (BNV) y las compañías de banca de inversión Aldesa, Finanzas Corporativas de Centroamérica (FCCA), Finanzas Estructuradas, E3 Corp, y la firma Hayden, Vargas y Fernández coincidieron en varias.

Además de la necesidad de diversificar sus fuentes de fondeo después de la crisis, los analistas señalaron que generalmente el mercado bursátil ofrece tasas más atractivas para el financiamiento a largo plazo.

Precisamente, la bolsa brinda fondeo a más años plazo gracias a la existencia de inversionistas institucionales, como los fondos de inversión y fondos de pensión.

Lo otro es que las compañías cuentan con diversas formas para hacer las emisiones (fideicomisos y titularizaciones, entre otros) y tienen una mayor autonomía en el manejo de sus títulos; es decir, pueden lanzarlos cuando cada vez que tengan necesidades de liquidez.

Finamente, aunque los requisitos son complejos, solo se realizan una única vez, mientras que con los bancos las empresas deben actualizar la información periódicamente.

«El crédito bancario se ha vuelto difícil porque los bancos entraron en pánico por sus problemas de morosidad y han puesto una serie de restricciones por lo que el sector empresarial prácticamente se quedó sin acceso», explicó William Hayden, exgerente del Banco Nacional y socio de Hayden, Vargas y Fernández.

Óscar Luis Chavez, gerente de Aldesa, confirmó que el 2009 descuadró las estrategias de los empresarios que ahora se ven obligados a buscar soluciones de financiamiento a largo plazo para no frenar su crecimiento y volver a acomodar sus fichas.

«Pasó un huracán y ahora es tiempo de reparar la casa», comentó.

Ese mayor interés de los empresarios se refleja en la cantidad de compañías que las firmas de banca de inversión están evaluando para salir a emitir valores en el 2010.

Aunque no pueden revelar los nombres, por razones estratégicas, sí pueden hablar de números. El Banco Nacional indicó que tiene dos instituciones (una pública y una privada) que harán emisión de bonos de forma directa y tres proyectos privados de menor envergadura, dijo Lourdes Fernández, directora de la unidad de Banca de Inversión.

Aldesa y E3 Corp tienen tres empresas cada uno y FCCA y Finanzas Estructuradas tiene una cada una.
tes.

Obstáculos

El principal obstáculo de emitir en bolsa tiene que ver con la cantidad y complejidad de los requisitos que exigen las autoridades reguladores para poder inscribirse en el mercado.

En segundo obstáculo es uno de tipo cultural: el hecho de que a algunas compañías no les gusta revelar información financiera y estratégica al público.

Allan Rodríguez, director de Asesoría de Inversión de E3 Corp, manifestó que el principal obstáculo son los mismos asesores de inversión, dado que están mal capacitados o no se esfuerzan por recomendar a sus clientes para que diversifiquen sus portafolios y no se conformen solo con comprar títulos del gobierno.

Otra dificultad tiene que ver precisamente con el creciente déficit fiscal, pues eso obligará al gobierno a salir a emitir más al mercado bursátil, lo que añadirá más competencia para las emisiones privadas.

A pesar de ello, los analistas están convencidos de que hoy hay más empresas dispuestas a echar más carbón al fuego para acelerar las máquinas del mercado de valores en el 2010.http://www.elfinancierocr.com/ef_archivo/2009/diciembre/27/finanzas2194689.html

Pin It on Pinterest

Share This