El golpe en el consumo al por mayor y menor, derivado de los efectos de la crisis internacional en el país se evidencia en la pérdida de peso de los tributos por esta actividad dentro de la estructura tributaria, informó Siglo XXI.

La baja se ha trasladado en un descenso en la caída en los Derechos Arancelarios de Importación (DAI), así como del Impuesto al Valor Agregado para las compras en el extranjero. Hasta octubre, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) reporta que este sector ha contribuido con US$1.172,71 millones (Q9.724,83 millones), monto que corresponde al 34.7% del total de ingresos tributarios. En 2007 la proporción era de 41.6%.

Además, el monto acumulado hasta octubre es 19.4% inferior a los US$1.400 milones (Q11.611,1 millones) que se captaron en el sector durante el mismo lapso de 2008. Las cifras, a su vez, marcan una disminución del consumo interno, o bien una baja en los precios de los productos que ingresan en el país.

Jorge Briz, presidente de la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG), indica que este año ha sido muy «difícil» mantener las plazas de trabajo y la actividad económica, debido en parte a la crisis económica mundial. En la atracción de nuevas inversiones y protección de las existentes también interfiere la inseguridad, añade Briz.
 
«Nuestras ventas se han visto reducidas dramáticamente en 2009, en parte, por la irresponsabilidad de las autoridades monetarias del país, al permitir que la moneda se depreciara frente al dólar. Con ello se le ha restado poder adquisitivo al guatemalteco, afectándonos mucho», asegura Briz.
 
El tipo de cambio del quetzal frente al dólar alcanzó niveles nunca antes vistos durante este año, provocando una depreciación a la fecha de 6.5%. Según Briz, esto causó el encarecimiento de los productos importados y las personas perdieron poder adquisitivo.
A octubre, el monto total de las importaciones se situó en US$9,459.5 millones, inferior en $3,143.9 millones (-24.9%) al monto de las compras al mismo mes de 2008 ($12,603.4 millones). La disminución se explica, en mayor medida, por una caída de 17.9% en el precio medio de los productos, así como por una disminución de 8.5% en el volumen.
 

Altas y bajas

Los sectores en los que se reflejan las caídas más drásticas en la captación de ingresos tributarios hasta octubre, en comparación con el año anterior, son: Comercio (16.25%), Explotación de minas y canteras (9.59%), Industria (7.03%), transporte y almacenamiento (5.8%) y suministro de electricidad, gas y agua (5.65%).

No obstante, existen sectores cuya contribución al fisco permanece dinámica, pese a la desaceleración económica. Los tributos en el sector agrícola han crecido un 14.6%; construcción 28.77, intermediación financiera 23.6%, y las actividades inmobiliarias con 2.1%, de acuerdo con estadísticas hasta octubre.
 
El sector industrial también ha importado menor cantidad de materias primas derivado de  una baja actividad productiva, lo cual se refleja en las estadísticas tributarias. Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), manifiesta que uno de los principales problemas que han tenido que enfrentar es la «competencia desleal» que representa el contrabando y la defraudación aduanera, dos delitos que les han restado productividad.
www.sigloxxi.com

Pin It on Pinterest

Share This