Los empresarios de joyería se encuentran preocupados por los altos récords del metal dorado que la semana pasadoaalcanzó un récord histórico de US$1.217 la onza troy en la Bolsa de Materias Primas de Nueva York, Estados Unidos, lo cual ha desplomado sus ventas.

«Es súper preocupante, no podemos bajar los precios, si el cliente no puede comprarlo, esperamos a que otro lo haga», asegura Antonio José de la Riva, gerente de Joyerías De La Riva, quien afirma que podrían tomar la decisión de recortar sus gastos e inclusive reducir personal pues la compañía no puede seguir operando con números rojos.

La situación es similar para la joyería Creaciones Oro, cuyas ventas han bajado considerablemente durante el último año, afirma Vinicio Rodríguez, gerente de la empresa. Las personas «no compran, prefieren gastar en lo elemental: ropa, techo y comida. No sabemos qué vamos a hacer, tal vez dedicarnos a otra cosa», agregó.

Aunque las ventas se han mantenido estables para Joyería Glimé la empresa se ha visto obligada a incrementar los precios, asegura Héctor Chen Estrada, encargado de la tienda.

Y es que los altos precios del oro están poniendo a prueba la vanidad femenina, que en los últimos meses se inclina por comprar joyas de plata o bisutería fina más barata.

Douglas González, gerente de la Gremial de Minas, Canteras y Procesadoras (Gremicap), afirma que el alza del oro obedece a la debilidad del dólar estadounidense y a que los bancos centrales de algunas naciones del mundo buscan incrementar sus reservas en oro, como ocurre con China, Rusia e India, para resguardar el valor de sus inversiones.

El Banco de Reserva de India decidió comprar 200 toneladas de oro al Fondo Monetario Internacional (FMI), por US$7.000 millones, mientras que China y Alemania, los mayores compradores del mundo, también anunciaron su intención de incrementar sus reservas.
Ganadores y perdedores

Aunque el alto precio del oro ha afectado a las joyerías y sus clientes, no todo es negativo; los altos precios del metal han beneficiado a algunos sectores que obtienen ganancias con las ventas de joyas al exterior, como las casas de empeño que han proliferado en los últimos meses con buenas ganancias, señala De La Riva.

González agrega que los altos precios del oro resultan beneficiosos para la industria minera nacional pues aumentan las regalías y utilidades por la exportación de oro y plata.

De acuerdo con las estadísticas del Banco de Guatemala, entre enero y octubre se exportaron 117.719 kilogramos de oro y plata por un valor de US$256,1 millones, cifra que supera lo exportado en todo 2008 con US$255,1 millones y 118.494 kilos.http://www.elperiodico.com.gt/es/20091207/economia/127241/

Pin It on Pinterest

Share This