Nathaniel Branden es un hombre de 77 años, y es reconocido en el mundo como El Padre de la Autoestima. Visitó Guatemala para mostrar su trabajo, y el efecto que la autoestima causa en la productividad de una compañía, cuando esta debe enfrentar retos como la crisis económica.

Sus ideas están enfocadas hacia países y sus sectores productivos que, en ocasiones, son afectados por la apatía, pero cuyos ciudadanos saben sobre su verdadera capacidad para enfrentar los problemas y exteriorizar sus talentos.

Branden señaló que existen cinco prácticas para aumentar la autoestima: vivir conscientemente, la autoaceptación, responsabilidad de uno mismo, asertivos e integridad personal. \»Mucho de mi trabajo ha guiado a las personas en el proceso de aprenderlas y aplicarlas en lo personal y en lo profesional. Entre mis libros se incluye Los seis pilares del autoestima. Esto resulta interesante y son muy aceptados en Latinoamérica\», señaló a Siglo XXI.
 
El especialista dijo que las \»cualidades de un nivel alto de autoestima impulsan al trabajador a tener mayor iniciativa en las empresas, lo cual contribuye a su desarrollo profesional y empresarial\». Dijo que las personas con mayor autoestima enfrentan mucho mejor la competencia de quienes lo rodean y desarrolla una actitud más responsable sobre las decisiones positivas o negativas. \»El respeto a uno mismo genera respeto por las personas que te rodean\», agregó.
 
Para Branden, es necesario mejorar la autoestima da una motivación para realizar un buen trabajo, pues \»los comportamientos extraordinarios se convierten en los necesarios para no ser golpeados por la recesión. Con un grupo de trabajo en Los Ángeles, California, se comentaba cómo habían perdido sus empleos y las dificultades que acarreaban por ello. Uno de los integrantes encontró trabajo, simplemente porque se hizo varias preguntas: ¿En qué más puedo ser bueno? ¿Qué más puedo hacer bien? ¿Qué habilidades tengo que puedan ser de valor en el mercado del trabajo? Y su respuesta fue poder ubicarse en una nueva empresa\».
 
El especialista dijo que cada empresa debe evaluar a su personal. De acuerdo con su visión de la crisis, los empresarios, los trabajadores e incluso los desempleados deben iniciar un proceso que los haga encontrar muchas más alternativas para salir adelante, y no dejarse vencer por la depresión.

No obstante, en medio de la coyuntura actual, él considera que la mayor parte de las empresas se encuentran deprimidas por las condiciones económicas. Es muy peligroso que no confíen en sus propias habilidades y sus capacidades para salir adelante.

La incertidumbre sobre las decisiones de los gobiernos, agrega, generan inseguridad en los sectores productivos al no tener conciencia de las decisiones que se tomarán y esto retrae a los inversionistas.
www.sigloxxi.com

Pin It on Pinterest

Share This