Los negocios de Procter & Gamble (P&G) en Brasil crecen gracias a una estrategia empresarial que aplica la multinacional desde su sede en Costa Rica, publicó La Nación.

Los encargados de la estrategia son 350 costarricenses, especialistas en finanzas, quienes diseñaron un plan para hacer más eficiente y rentable la operación brasileña, explicó William Merrigan, gerente general de la compañía en Costa Rica a La Nación.

La estrategia comenzó desde la compra de Gillette en el 2005. Entonces, la sede brasileña se volvió difícil de manejar, incluso para movimientos de mercadería a lo interno del país, dijo La Nación. En Brasil, Pronter & Gamble posee cuatro plantas donde manufatura máquinas de afeitar, champúes, pañales, detergentes y otros productos de consumo masivo.

En Costa Rica, P&G tiene aquí el «corazón» de sus finanzas para América, donde, además de transformar negocios, administra el dinero para dar liquidez de corto plazo a sus sedes en el continente, señaló La Nación.

La operación local también se encarga de la compra y pago de bienes y servicios, lo que implica recibir al año 2,5 millones de facturas por US$24.000 millones en pagos a proveedores. Esos procesos se hacen en la unidad de Global Business Services.

En total, la compañía emplea a 1,350 personas, quienes con su trabajo generaron ahorros a la multinacional por US$700 millones en los últimos cinco años, señaló La Nación. «Nosotros manejamos el portafolio de servicios para el 50% de la compañía. Desde San José se manejan las transacciones vitales de millones de millones de dólares», dijo el gerente general, William Merrigan.http://www.nacion.com/ln_ee/2009/octubre/12/economia2117052.html

Pin It on Pinterest

Share This