La cartera vencida en los bancos del sistema «”integrada por los préstamos no pagados durante más de tres meses»” se ha incrementado en US$64,26 millones (Q532 millones), 27,6% más, de septiembre de 2008 al mismo mes de este año, según la Superintendencia de Bancos.

Los préstamos impagados pasaron de US$232,6 millones (Q1.926 millones), a septiembre de 2008, a los US$296,42 millones (Q2.458 millones) en el mismo mes de este año, situación que se atribuye a la recesión económica global, lo cual minó la capacidad de pago de los guatemaltecos.

No obstante, el incremento en la cartera vencida no es una amenaza para los bancos, ya que constituye apenas el 3,26% de los préstamos otorgados «”US$9.103,24 (Q75 mil 358 millones)»” de enero a septiembre.

Dentro de la cartera vencida, el rubro que más ha aumentado es el de los créditos en cobro administrativo, en el cual los bancos incrementan las medidas para tratar de recuperar el dinero. Este ha pasado de US$94,58 millones (Q783 millones), en septiembre de 2008, a US$149,55 millones (Q1.238 millones) al mismo mes de este año, lo que significa un aumento de 58,1%.

El cobro por vía judicial «”último recurso para obtener el pago del empréstito»” también subió 16,3% en el mismo período.

El último rubro que integra la cartera vencida es el de prórroga de cobro, etapa en la que el cliente se atrasa y se le otorga un período de gracia para que se ponga al día, el cual ha disminuido en 14,81%.

«A partir de mayo, y hasta septiembre, hubo un aumento de la mora, pero en octubre, los índices empezaron a mejorar y la economía a mostrar otro tipo de comportamiento», comentó Flavio Montenegro, gerente general de banco G&T Continental.

El banquero agregó que en lo que va del mes, se ha percibido un aumento en la facturación por el uso de tarjetas de crédito.

«Creo que a futuro, la cartera vencida disminuirá; además, los bancos hemos aumentado las reservas para estar protegidos», expresó Montenegro.

El gerente general de Banco de Antigua, Héctor Morales, dijo que la pérdida de empleos y la disminución en la actividad económica afectó la mora de los créditos de consumo en este año. Esa situación motivó a los bancos a endurecer sus políticas en el otorgamiento de préstamos.

Los bancos del sistema están obligados a depositar dinero en el Banco de Guatemala como garantía cuando los préstamos se atrasan más de noventa días.

Debido a una nueva normativa, las entidades financieras deberán aumentar esa reserva y llegar a tener «ahorrado» el equivalente al 100% de los créditos vencidos, en un período de dos años y medio.

En la actualidad, las reservas se calculan según el atraso de los clientes para efectuar sus pagos, y por cada préstamo que se retrasa más de treinta días hasta tres meses, los bancos deben dejar de reserva el 5% de lo prestado.

Si el retraso es de más de tres meses hasta seis, la reserva debe ser de 20%. Con una mora de seis a doce meses es 50%, y con una de más de un año, de 100%.

La mora afecta a los bancos, ya que las reservas son recursos que no podrán utilizar para invertir y obtener más ganancias.http://www.prensalibre.com/pl/2009/noviembre/23/357700.html

Pin It on Pinterest

Share This