El desplome de los precios del petróleo trae buenas y malas noticias. Para los países importadores, como las naciones en Centroamérica y el Caribe, es un respiro a sus finanzas públicas; para Venezuela es uno de sus mayores desafíos para su economía. Ante tal panorama, ¿Qué papel va a jugar Petrocaribe? Para algunos analistas desaparece, no obstante autoridades del Gobierno venezolano aseguran que la alianza en materia petrolera va a seguir.

Petrocaribe es una alianza en materia petrolera entre algunos países del Caribe y Centroamérica con Venezuela. La iniciativa por parte del Gobierno de Venezuela lleva como objetivo una alianza que consiste en que los países compren el petróleo venezolano en condiciones de pago preferencial. Esta alianza fue lanzada en junio de 2005 por el fallecido presidente Hugo Chávez.

La forma de pago es mediante una escala de financiamiento en las facturas petroleras, donde se toma como referencia el precio del crudo. Se extenderá un período de gracia para el financiamiento a largo plazo de uno a dos años y se prevé una extensión del período de pago de 17 a 25 años, reduciendo el interés al 1%, si el precio del petróleo supera los US$40 por barril.

Pese a que Venezuela promete continuar el programa, sus exportaciones petroleras a estos países cayeron cerca de 20% entre enero y octubre de 2014 comparado con el mismo período del año pasado. En 2013, los envíos de crudo habían bajaron 15% frente a 2012, señala el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI calcula que los países de Petrocaribe reciben unos 100.000 barriles diarios de Venezuela y agrega que, en promedio, sufrirán una reducción de 1,6% en su producción económica si Caracas les cerrará el grifo. Los países altamente dependientes del programa, como Haití, enfrentarían las mayores dificultades.

El reto de Petrocaribe está en Venezuela. Los precios del crudo venezolano han caído en cerca de un tercio desde mediados de año, a cerca de US$62 el barril, que según Deutsche Bank es la mitad de lo que se necesita para cubrir el presupuesto del gobierno. Ante el brote inflacionario y las preocupaciones de Wall Street sobre una cesación de pagos de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro anunció que recortará el gastó en 20%. No obstante, si la presión de los precios sigue afectando a Venezuela, se deben tomar medidas más drásticas y es en este punto donde se podría ver afectado Petrocaribe y sus estados miembros.

Los funcionarios venezolanos no han hablado en público sobre posibles recortes en Petrocaribe u otros programas de ayuda petrolera, como el acuerdo para enviar 99.000 barriles diarios a Cuba a cambio de doctores que trabajan en los barrios marginales. El ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Ramírez, reiteró hace poco su «más firme compromiso de continuar con la iniciativa de Petrocaribe bajo cualquier circunstancia».

El programa le ha costado US$22.100 millones a Venezuela, y los países de Petrocaribe acumulaban más de US$11.000 millones en deuda hasta 2013.

www.revistasumma.com

Pin It on Pinterest

Share This